jeffwilcox CC by 2.0/Gtres

jeffwilcox CC by 2.0/Gtres

Bill Gates y Melinda anunciaron a principios de mayo su separación tras 27 años de matrimonio y ya ha sido catalogado como el ‘divorcio del año’…, al menos en lo que se refiere al campo económico.

El fundador de Microsoft es el cuarto hombre más rico del planeta, con una fortuna valorada en más de 130.000 millones de dólares (unos 110.000 millones de euros), en la que se incluyen islas privadas, viviendas de ‘ultralujo’, ranchos y tierras de cultivos. Un patrimonio inmobiliario que ahora debe repartir con su exmujer previo acuerdo, ya que la pareja no llegó a firmar un acuerdo prenupcial cuando se casaron en 1994.

La joya de la corona es una espectacular villa situada en Seattle, bautizada como ‘Xanadu 2.0’, en honor a la gigantesca mansión de Charles Foster Kane, estrella de «Fourth Estate» de Orson Welles. La propiedad tiene tanto vistas al océano como al lago Washington y su superficie es de más de 66.000 m2. Cuenta con 7 dormitorios, 18 baños, una sala de cine de estilo ‘art deco’ con 20 asientos y un espectacular comedor de 300 m2. 

En el sótano de la villa hay dos bibliotecas que guardan un códice con textos y dibujos de Leonardo Da Vinci, y toda la vivienda está equipada con tecnología de vanguardia. Hicieron falta siete años y una inversión de 63 millones de dólares para construir la propiedad.

Además de la mansión Seattle, también tienen un rancho de Santa Fe (que incluye una finca de lujo y una pista para carreras de caballos), y una villa en California, situada frente a la playa de San Diego. La lista de propiedades inmobiliarias se amplía con un rancho en Wyoming y todas las propiedades agrícolas (69.071 acres en Louisiana, 47.927 en Arkansas, 25.750 en Arizona, 20.588 en Nebraska y otros 16.097 en el estado de Washington).

Rancho en Santa Fe / Forbes

Rancho en Santa Fe / Forbes

Gates también ha amasado con el paso de los años participaciones destacadas en varios hoteles de lujo. A través de su firma de inversión Cascade, participa en varios inmuebles, como el Charles Hotel en Cambridge (Massachusetts) o Ritz-Carlton en San Francisco. Además, es dueño de la famosa cadena Four Seasons, que comparte con el príncipe saudí Alwaleed Bin Talal.