El Ministerio de Defensa está sacando todo el jugo a sus propiedades inmobiliarias. Solo en los últimos cinco años, la cartera dirigida por María Dolores de Cospedal se ha embolsado casi 400 millones de euros gracias a la desinversión en activos inmobiliarios.

Desde 2013, ha levantado nada menos que 392 millones de euros a través de las subastas y ventas directas de viviendas, solares, locales y otros activos como plazas de garaje, y prevé batir un nuevo récord durante 2018.

Solo el año pasado ingresó 65,68 millones, que se suman a los 91,2 millones de 20156; a los 99,5 millones de 2015; a los 99,2 millones de 2014 y a los 36,7 millones de 2013. De cara al presente ejercicio, la previsión apunta a otros 100 millones de euros.

Y es que Defensa posee inmuebles por toda España y va vendiendo activos a medida que estos se desvinculan de su uso militar. En 2017, sin ir más lejos, traspasó 437 activos, principalmente viviendas y suelos, repartidos por decenas de municipios.

La última transacción que ha cerrado el Ministerio en lo que llevamos de año es la venta de un solar a la inmobiliaria Realia por 27,5 millones de euros, un terreno situado en Alcalá de Henares (Madrid) y que posee una superficie para edificar viviendas de casi 45.000 m2. En febrero puso a la venta dos terrenos (uno de ellos en Madrid y otro en Málaga) por 30 millones de euros y con una edificabilidad conjunta de más de 30.000 m2.