La construcción y las actividades inmobiliarias están aumentando su peso en la constitución de sociedades en España. Según los datos de los registradores, el año pasado el ladrillo representó el 22,3% de las nuevas empresas, lo que significa que más de una de cada cinco que se crearon estaba vinculada a este sector.

El gran impulso del ladrillo de los últimos años viene de la mano del repunte de las actividades inmobiliarias, cuyo peso ha ganado más de dos puntos. En el caso de la construcción, el alza es de 1,94 puntos. 

“En 2017 destaca el aumento de las actividades inmobiliarias, que pasaron del 7,98% a representar el 9,33% del total, es decir, que aumentaron un 14% su peso en las sociedades constituidas. En los últimos cuatro años, tanto construcción como servicios inmobiliarios parecen consolidar una presencia conjunta superior al 20% del total“, recalca el último comunicado del Colegio de Registradores. 

Así, y mientras en 2014 el peso de todo el sector inmobiliario se situaba en el 18,18%, actualmente se eleva por encima del 22%. A cierre del año pasado incluso se disputaba la medalla de oro con el comercio, el sector más destacado en la creación de sociedades en España, pero que en los últimos años ha ido perdiendo peso. ¿La prueba? Mientras que en 2014 la distancia entre ambos superaba los 6 puntos, actualmente es de solo una décima (22,4% del comercio frente al 22,3% del ladrillo). 

Los datos del organismo también incluyen una evolución del número de empresas creadas en España desde 2008, justo antes de que estallara la crisis. Solo en 2017, incluyendo todos los sectores, se constituyeron prácticamente 95.000 nuevos negocios. En la última década, el número más alto fue el registrado en 2008, con más de 105.000 empresas, mientras que el mínimo fue el de 2009, con menos de 80.000. Desde 2013, el número se ha consolidado por encima de las 90.000 sociedades creadas.