El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente del Consejo Europeo, Chales Michel  / Gtres

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente del Consejo Europeo, Chales Michel / Gtres

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado que el ‘Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la Economía Española‘ movilizará 72.000 millones de euros procedentes de los fondos europeos en los próximos tres años. Entre las partidas ha prometido rehabilitar medio millón de viviendas entre 2021 y 2023 para mejorar su eficiencia energética.

De los 140.000 millones de euros en fondos previsto para España en los próximos seis años, el Gobierno de coalición PSOE-Podemos aspira a invertir 72.000 millones en los próximos tres años. La primera anualidad de los fondos europeos se espera para el verano de 2021, aunque el Ejecutivo ya trabaja con ese dinero para elaborar los Presupuestos Generales del Estado.

“El objetivo es que las transformaciones digital y ecológica sean inclusivas y que el crecimiento económico se base en pilares más robustos para ganar nuestro futuro. Tenemos todo lo necesario: infraestructuras, recursos, talentos y tejido productivo para lograrlo”, ha comentado el presidente en una rueda de prensa virtual con la presencia por videoconferencia de los miembros del Ejecutivo, la patronal y los sindicatos, así como los embajadores de los 27 países miembros de la UE y numerosos representantes de la sociedad civil.

Las previsiones del Gobierno son que este plan generará más de 2,5 puntos porcentuales adicionales de crecimiento del PIB en cada ejercicio de los próximos tres años y creará más de 800.000 empleos durante el próximo trienio 2021-2023.

El 37% de la inversión estará vinculada a la transición ecológica, entre la que estará incluida la rehabilitación de viviendas enfocadas a mejorar su eficiencia energética y reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera. La otra gran partida del Plan es la transición digital (33%), para traer la modernización a toda la España rural.

Entre las medidas de transición ecológica que más afectan al sector inmobiliario está la promesa de rehabilitar más de 500.000 viviendas para aumentar la eficacia energética en los próximos tres años. Unas medidas que los expertos del sector esperaban que se concretase.

Esto supone acelerar el plan inicial del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC), y la ‘Estrategia a largo plazo para la Rehabilitación Energética en el Sector de la Edificación en España’ (ERESEE) que se puso en marcha en 2014. Ambos pretendían alcanzar para el periodo 2021-2030 la intervención en mejoras de eficiencia en 1,2 millones de viviendas durante estos 10 años y cambiar del orden de 300.000 instalaciones de climatización al año, por equipos más eficientes y menos contaminantes.

Porque la situación del parque de viviendas en España es bastante deficitaria en términos energéticos. Según los datos del último Censo del INE (de 2011), el 55% del parque residencial es anterior a la primera normativa estatal que estableció exigencias reglamentarias en materia energética, la Norma Básica de Edificación NBE CT 79 y el 95% del parque de viviendas principales anterior al Código Técnico de la Edificación (CTE), que se aprobó en septiembre de 2006 y que traspuso la Directiva europea 2002/91/CE relativa a la eficiencia energética de los edificios (modificada posteriormente en 2010 y en 2018).

Ante todo esto, habrá que esperar los mecanismos que habilitará el Gobierno, en unión con las comunidades autónomas para poner en marcha las ayudas e incentivos necesarios para impulsar las obras de mejora de los edificios residenciales y otros inmuebles.