La Generalitat catalana no ha tardado en anunciar un “acuerdo interpretativo” con el Gobierno de Pedro Sánchez para retirar parcialmente el recurso presentado ante el Tribunal Constitucional (TC) sobre las leyes de vivienda aprobadas por el anterior Parlament. Según el texto, el Ejecutivo catalán podrá expropiar temporalmente viviendas vacías de grandes tenedores y obligará a los bancos a realojar en alquileres sociales a las personas desahuciadas.

El conseller de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat, Damià Calvet, anunció que el Govern catalán y el Gobierno central han llegado a un “acuerdo interpretativo” para retirar parte del recurso presentado ante el Tribunal Constitucional (TC) sobre las leyes de vivienda por considerar que abordaban competencias estatales.

Se mantienen los recursos sobre los puntos que aborden subrogaciones de hipotecas y daciones en pago, aunque levantará el veto sobre la normativa de emergencia habitacional. Los acuerdos entre autonomías y el Estado debe ser publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE), además de que el Consejo de Ministros de retirar el recurso de inconstitucionalidad que el Ejecutivo de Mariano Rajoy interpuso ante el TC.

“El Govern catalán tendrá capacidad para mediar en caso de desalojo, además de expropiar temporalmente viviendas de grandes tenedores que lleven dos años vacías. También podrá obligar a los bancos a que realojen a las personas desahuciadas con un alquiler social”, afirmó el conseller Calvet.