Gtres

Gtres

El Gobierno amplía tres meses más las medidas impuestas desde que se decretó el primer estado de alarma como la moratoria al pago de la renta del arrendamiento de la vivienda habitual, que se ha ido prorrogando desde entonces, y ahora con un nuevo real decreto que entrará en vigor nada más decaer el estado de alarma el próximo domingo.

El propio presidente del Gobierno ya adelantó estas medidas en su comparecencia del pasado 14 de abril ante el pleno del Congreso para informar de la evolución del estado de alarma, que ahora ha hecho efectiva el Consejo de Ministros, a falta solo de cinco días para el final de las medidas excepcionales que están dando en España.

Se ampliará, por tanto, la posibilidad de solicitar la moratoria o condonación parcial de la renta de alquiler de vivienda cuando el arrendador sea un gran tenedor o una entidad pública, en los términos establecidos en el referido Real Decreto-Ley 11/2020.

También se prorroga hasta agosto los contratos que puedan acogerse a la prórroga extraordinaria de seis meses en los mismos términos que se venía haciendo hasta ahora, siempre que no se hubiese llegado a un acuerdo distinto entre las partes y que el propietario, persona física, no hubiese comunicado la necesidad de la vivienda para sí, en cumplimiento de los plazos y condiciones establecidos en el artículo 9.3 de la Ley 29/1994, de 24 de noviembre, de Arrendamientos Urbanos.

También se amplía tres meses más (a partir del 9 de mayo) la suspensión de desahucios y lanzamientos de arrendatarios de personas vulnerables sin alternativa habitacional, incluidos aquellos hogares afectados por procedimientos de lanzamiento de su vivienda habitual, y aquellos que no se deriven de contratos de arrendamiento (viviendas okupadas), cuando existan personas dependientes, víctimas de violencia sobre la mujer o menores de edad a cargo.

Además, el Gobierno incluirá en el nuevo decreto otras medidas como la prohibición de cortar los suministros básicos de la vivienda a consumidores vulnerables y en riesgo de exclusión social.

Según adelanta El País, el Consejo también ha aprobado que las juntas de propietarios de las comunidades de vecinos no tengan que celebrar reuniones hasta el 31 de diciembre, por lo que tanto los cargos como los presupuestos de la comunidad se verán prorrogados de forma automática, al menos hasta finales de 2021.