Wolgang Feist. Autor: © Peter Cook

Wolgang Feist. Autor: © Peter Cook

A partir de diciembre de 2020 todos los edificios construidos o ampliamente rehabilitados tendrán que ser, sin excepción, de consumo energético casi nulo. Una exigencia que viene de Europa y que tiene su máximo exponente en el estándar Passivhaus, el modelo de eficiencia energética más avanzado del mundo.

Ese estándar, de origen alemán, se basa en cinco principios básicos que permiten conseguir máximos requerimientos energéticos en las construcciones: un diseño arquitectónico bioclimático y un aislamiento térmico alto; ausencia de puentes térmicos; ventanas y puertas de altas prestaciones; una adecuada hermeticidad y estanquidad; y una ventilación controlada con sistema de recuperación de calor.

Existen muchos ejemplos construidos y rehabilitados en Europa, y también en España.  El Passivhaus Institut, que certifica estos edificios, fue fundado en el año 1996 por el doctor Wolgang Feist, físico y astrónomo, considerado al mismo tiempo el padre de este estándar que no deja crecer en nuestro país.

Han pasado más de 27 años desde que se adelantara a construir la primera vivienda pasiva del mundo, la suya propia en Alemania. ¿Cómo ha evolucionado el Passivhaus desde entonces en Europa? ¿Cuáles son sus principales características?

Con la primera Passivhaus experimental comprobamos en la práctica que es posible reducir la demanda de energía de los servicios de la construcción hasta una décima parte de la demanda de los edificios convencionales y, de este modo, permitir un suministro de energía completamente renovable para los edificios.

Desde que se publicaron estos resultados, el estándar se ha empleado en edificios residenciales, oficinas, escuelas, incluso supermercados y piscinas. Actualmente en Frankfurt y Alemania se está construyendo el primer hospital bajo el estándar Passivhaus. Su aplicación se extiende a toda Europa y en todo el globo.

La principal característica es que con el estándar Passivhaus se consigue el mejor confort interior y la mejor calidad del aire a la vez que el consumo para conseguirlo es insignificantemente bajo.

¿Un edificio de consumo de energía casi nula es sinónimo de una casa pasiva?

Depende de cómo se considere «casi nulo». Debería definirse como tan bajo que sea posible una cobertura completa con energía renovable, incluso si todos los edificios se construyen con el mismo enfoque. Y depende de si se cumplen los estándares de confort interior y calidad del aire. Teniendo en cuenta estas condiciones, la casa pasiva se define por las condiciones de funcionamiento y no exige ninguna solución técnica específica; los arquitectos y diseñadores son libres de utilizar cualquier método de construcción o estilo de construcción que consideren. 

Las casas levantadas con criterios pasivos (teniendo en cuenta su aislamiento, hermeticidad,  ventilación…) se han reproducido por miles en los principales países del mundo, incluida China. ¿Cuál cree que es la situación de España?

La Plataforma de Edificación Passivhaus (PEP), una filial de la Alianza Internacional Passivhaus iPHA, ha trabajado con bastante éxito para formar a arquitectos e ingenieros en que tengan el conocimiento necesario para construir edificios Passivhaus. Como consecuencia, se ha construido un alto número de Passivhaus en España – y ha demostrado ser un éxito; en Bilbao, se encuentra el edificio Passivhaus más alto del mundo «Bolueta».  Un alto porcentaje de estos edificios han sido certificados, por lo que la garantía de calidad es efectiva.

Con el aumento de la concienciación sobre el cambio climático, el estándar Passivhaus ha sido reconocido por muchos municipios e incluso Comunidades Autónomas de España. Así que, sí, Passivhaus está haciendo un buen trabajo aquí en España.

De los distintos sistemas de eficiencia energética que existe en el mercado, ¿cuál es el que mejor se adecúa a la filosofía del Passivhaus?

Al final, todo el suministro de energía tendrá que ser sostenible, lo que es mucho más fácil de conseguir utilizando energía eléctrica. La red ya está en todas partes y se recomienda alimentar la red con energía renovable.

Sin embargo, el uso directo de electricidad para la calefacción sería un desperdicio. Afortunadamente, tenemos a nuestra disposición las bombas de calor y en España se necesitará una bomba de todos modos para proporcionar un buen confort durante el verano. Creo que la mejor idea es utilizar el sistema necesario para el aire acondicionado y también para la calefacción durante los períodos más fríos, si es que se necesita calefacción (algunos climas en el sur de España permiten Passivhaus que normalmente no necesitan calefacción adicional). Pero también hay otros sistemas bien diseñados: en una Passivhaus, la madera puede cubrir toda la demanda de calefacción y, con la alta eficiencia de las Passivhaus, la madera puede estar disponible para todo el mundo dentro de una cultura sostenible. Este sistema no funcionaría con edificios menos eficientes, porque sólo hay una cantidad limitada de madera disponible para calefacción. 

¿A través de qué sistema el estándar Passivhaus certifica la idoneidad de los productos utilizados y los ahorros energéticos conseguidos? ¿En qué consiste?

Siempre se utilizan estándares de rendimiento. La definición de los criterios se deriva utilizando las herramientas científicas de la física de la construcción y las normas internacionales: el mejor confort interior posible es obligatorio y un rendimiento con respecto a la eficiencia energética que es, para la mayoría de los componentes, de tres a cinco veces mejor que los factores ordinarios.

¿Es replicable en España el plan alemán basado en el step by step (paso a paso) consistente en que una comunidad o propietarios individuales renueven los distintos elementos (por ejemplo, las ventanas, después el aislamiento, la ventilación mecánica, la hermeticidad…) de forma diferida en el tiempo?

Lo recomendamos, por supuesto. Es una forma natural de hacerlo: mejorarías todos los componentes de la envolvente del edificio paso a paso y lo harías en el momento en que se tenga que renovar un componente de todos modos. De esta forma, será muy rentable: los únicos costes adicionales son los costes (mínimamente más elevados) del mejor componente de la Passivhaus en comparación con un componente ordinario.

Aunque según la PEP, las casas pasivas pueden reducir hasta un 70% las demandas energéticas en calefacción y refrigeración sin ningún aporte exterior, ¿es recomendable utilizar las renovables para cubrir el total de la energía necesaria?

Sí, por supuesto, esa es la recomendación. El ahorro en la demanda de energía puede ser aún mayor y utilizando estas herramientas, será mucho más fácil proporcionar la energía utilizando fuentes renovables. Especialmente en el caso de la calefacción, donde la alta demanda se está manifestando en el período anual con los menores potenciales de energía solar (en realidad, esa es la razón por la que de todos modos se necesita calefacción). Por lo tanto, reducir especialmente la demanda de calefacción es muy favorable para el uso de energía renovable. En este sentido, la eficiencia energética y las energías renovables están trabajando codo con codo.

¿Son necesarias más campañas informativas basadas en divulgar los casos de éxito para ser replicados y educar al ciudadano en este tipo de construcciones?

Sí, será necesario. Ahora sólo nos quedan tres o cuatro décadas para transformar todo el sistema energético en una economía renovable y circular. Esto significa que esto tendrá que hacerse en todas partes y por todos los propietarios. Necesitaremos muchas más iniciativas de sensibilización, pero también profesionales bien formados, productos mejorados y sostenibles.

¿España llegará a 2021 con los deberes energéticos cumplidos en construcción?

No soy un profeta, así que no lo sé. La mayoría de los países europeos están muy atrasados en sus regulaciones para hacer obligatorios los edificios de consumo casi nulo. Pero, durante mi visita a España, tuve la impresión de que muchas administraciones finalmente han entendido el mensaje. Todavía sería posible, si existe el verdadero compromiso que todos necesitamos ahora mismo.