Artículo escrito por Isabel Sánchez Rivera, asesora de Feng Shui

Muchas personas han cambiado de casa más de una vez o bien conocemos a alguien que ha tenido que vender su vivienda, para poder ir a ese nuevo hogar.

Todos conocemos dos tipos de vendedores, aquellos que son capaces de vender en el peor momento de la crisis inmobiliaria, haciéndolo rápido y con éxito, y también seguro que conoces a ese otro tipo de vendedor que no termina de vender su casa adecuadamente ni en la cresta de la bonanza económica.

Los motivos para vender una casa pueden ser muchos y variados:

  • Tener una casa mejor
  • La familia crece y necesito más espacio
  • Tengo problemas con los pagos y no puedo con la casa
  • Me mudo a otra ciudad
  • Quiero cambiar de barrio
  • Me he separado y necesito vender la casa
  • Es una herencia, quiero convertirla en dinero

No importa realmente cual es el motivo que te lleva a vender tu casa, lo importante es que has tomado la decisión. Y aquí surgen los principales deseos de todo vendedor: hacer una venta rápida y al mejor precio posible del mercado.

Como asesora de ‘Feng Shui’, además de transformar los espacios para mejorar tu bienestar, también me encargo de adaptarlos para venderlos o alquilarlos con éxito.

Hay muchas cosas que podemos hacer para conseguir ese reto, venta rápida y al mejor precio, para ello utilizamos técnicas que debo deciros que sí funcionan, como el ‘feng shui’, el ‘home staging’ y todo lo que la ley de la atracción tiene para poner en buen camino la venta de tu vivienda.

Claves para vender una vivienda

Tener todo preparado

El primer guiño a la ley de la atracción nos dice que hay que tener todo listo para que podamos firmar mañana mismo la operación de venta de nuestra casa. ¿Y eso qué significa?

Revisa toda la documentación legal de la casa, escrituras, nota simple, certificados de eficiencia energética, etc. Y por supuesto, no olvides revisar también tus propios documentos para que todo esté en vigor y no haya nada caducado.

‘Feng shui’ urgente

Esta parte es muy importante, ya que por un lado vamos a revisar que todo funciona en la casa, es decir ponte las gafas ‘Feng Shui’ y comienza desde la puerta de la entrada anotando todo lo que está estropeado: bombillas que no encienden, timbre que no suena, la persiana que lleva sin bajar dos años, el grifo que gotea…

En este ‘Feng Shui’ urgente incluiría un mano de pintura para la vivienda si no se ve actualmente con aspecto saneado, mi recomendación es que utilices un tono arena muy suave o si es una casa oscura el blanco.

Feng Shui Urgente es el libro que regalo a mis clientes cuando hacemos una asesoría ‘feng shui’, en él les enseño a limpiar la energía atascada, ese tipo de energía se acumula en las cosas estropeadas y también, en el desorden energético, en la acumulación inconsciente.

El segundo paso a hacer con ‘Feng Shui urgente’ es comenzar a despejar el espacio de trastos, piensa como si te fueras a mudar mañana. Tienes dos opciones: empaquetar todo y comenzar a tirar antes de entrar en la nueva casa o bien, despejar la energía en este momento para no llevarte lo que no deseas a tu nuevo hogar.

Home Staging

Esta palabra tan bonita y ahora tan de moda se traduce en despersonalizar. Cuando despersonalizamos tratamos de retirar todo lo personal que hay en nuestra casa y hacer que la casa aparezca ya desde el primer momento dispuesta a recibir a sus nuevos dueños.

Está demostrado que la compra de una vivienda se decide en los primeros cinco minutos de la visita, así que debemos procurar no perder ni uno solo.

Algunas claves para despersonalizar nuestra casa son:

  • Retira todas las fotografías familiares
  • Guarda los objetos decorativos más personales y deja únicamente algunos detalles, piensa en que tu casa va a salir en una revista de decoración y a la vez, piensa en que la persona que viene a tu casa estaría encantada de poner sus propios detalles decorativos
  • En la cocina procura tener las encimeras lo más despejadas posible, el exceso de “cosas” genera estrés visual
  • En los baños todo debe estar recogido, como si fuera una habitación de hotel, toallas listas para usarse y todos los objetos personales fuera de la vista
  • Percheros, espacios detrás de las puertas, paragüeros y similares, deben estar completamente vacíos
  • Si tienes grandes librerías llenas de libros, guarda en cajas al menos las dos terceras partes, las personas que visiten la casa deben sentir que sus libros también pueden entrar en esa maravillosa estantería que dejas

Prepara tu mudanza

Otro guiño al universo consiste en hacer desde este primer momento parte de la mudanza, entre otras cosas porque en el paso anterior habrás tenido que retirar cosas y lógicamente no puedes dejar un montón de cajas en la casa.

Una opción muy acertada puede ser alquilar un trastero o un servicio de mudanzas temporal para guardar tus enseres hasta el momento del traslado a tu nuevo hogar.

Aprovecha en ese momento para también retirar la ropa fuera de temporada de los armarios, así como lo que no vayas a usar en los próximos tres meses, ya que no vas a estar en esa vivienda, al menos eso es lo que pretendemos.

Protocolo de visitas

La persona que habitualmente vive en la casa es una gran embajadora. Conoces perfectamente la vivienda, así que sabes cuáles son sus puntos fuertes y también los más flojos.

Seguramente, lo que menos te gusta que se vea puede ser ese baño interior muy, o la terraza de la cocina que da a un patio de luces con mucho ruido. En el lado más positivo sabes que tu amplia cocina es el lugar donde la gente siempre para un largo rato cuando está en tu casa.

Antes de recibir ninguna visita de los compradores, traza un recorrido siguiendo estas instrucciones:

  • El recorrido debe comenzar en la entrada de la vivienda y debería terminar en el salón, ya que es el lugar donde se cierran los acuerdos
  • Intenta que el recorrido sea circular, intercalando las estancias más comprometidas de forma que las mejores sean siempre las últimas, de esa forma en la memoria del comprador quedará el refuerzo positivo
  • En las mejores estancias aprovecha para quedarte un poco más de tiempo, abrir la ventana para que se vea el jardín, permitir que se muevan por la habitación más espaciosa, etc. Tu sabes bien lo que tienes que hacer

Un punto de anclaje

Si quieres diferenciarte del resto de vendedores, una vez que los interesados se hayan marchado de casa y quieres que recuerden de forma especial tu vivienda, dales un detalle.

Algo que todos los compradores aprecian y mucho es tener un plano de su futura casa, ten preparado en una carpetilla de plástico o similar una copia de los planos de la casa, incluye también una pequeña cuartilla con tus datos personales y de contacto.

En esa pequeña cuartilla escribe al comienzo “Tu casa en (con la dirección de la vivienda)“, de esta manera estás utilizando el lenguaje para hacer que ese futuro comprador sienta como suya tu vivienda, si es que tu casa lo elige.

Sí, has leído bien, como asesora en feng shui tengo una teoría al respecto, las casa no las elegimos nosotros, más bien nos elige ellas, surge un amor a primera vista y ella sabe que tu siguiente vida comienza entre sus paredes.

Si de verdad quieres vender con éxito tu vivienda, comienza por aplicar estos sencillos puntos, dale a tu casa todo el amor que necesite en este momento, de esta forma ella se sentirá agradecida y mostrará todo su potencial a los nuevos dueños.