Fuente: Viquipedia

Fuente: Viquipedia

La red de oficinas de los bancos no deja de evolucionar. Si en los años posteriores a la crisis la tendencia era la de recular y cerrar oficinas, ahora la estrategia pasa por abrir oficinas ‘flagship’. Caixabank, siguiendo la estela de grandes grupos de moda o tecnología, abrirá un establecimiento en uno de los tramos de la calle más cara de Barcelona, en un edificio del family office catalán Casacuberta ubicado en el número 25 de la calle Portaferrisa, tal y como han explicado fuentes de la operación a idealista/news. Además, la entidad también ha alquilado los bajos comerciales del Edificio Winterthur, en Francesc Macià, en plena Diagonal de Barcelona.

Caixabank, que aún no ha decidido qué formato instalará en este local, ocupará 750 m2 de los 1.900 m2 disponibles. En la actualidad, Caixabank opera con su concepto ‘store’, un nuevo modelo de atención personal que se inició en 2013 y que en la actualidad ya cuenta con 247 oficinas de este modelo en toda España. Pero también opera con un formato disruptivo: ImaginCafé, “un espacio especializado en tecnología, innovación y creatividad aplicada a las artes, la cultura y el entretenimiento”, tal y como lo definen desde la entidad.

El local, ubicado en el número 25 de la calle Portaferrisa, está situado dentro de la Casa Gralla, que hasta hace unos meses estaba ocupado por la marca de moda masculina y femenina Pepe Jeans. El inmueble es propiedad de la familia Casacuberta, que también cuenta con otros activos en la zona, como el que alberga la tienda de Decathlon en la calle Canuda, entre una cartera de más de veinte activos.

Este local forma parte de la historia de las galerías comerciales en el centro de Barcelona. En la década de los noventa, los bajos del número 25 albergaron las galerías comerciales Gralla Hall, que bajaron la persiana en los 2000, ante el agotamiento del formato.

Entonces, Pepe Jeans alquiló el bajo y subarrendó una parte a la marca de moda de inspiración surfera Quiksilver, que saldría años más tarde. Sin embargo, la compañía no invirtió en crear un local comercial, más allá de eliminar la separación de las antiguas galerías.

El ‘family office’, que cuenta con oficinas de inversión también en Pamplona y en Ginebra, puso en marcha a finales del pasado año una renovación del local para unir ambos espacios, que tras la reforma sumarán 1.900 metros cuadrados. Si bien el deseo de Casacuberta pasaba por alquilar el mismo espacio a sólo un inquilino, por ahora Caixabank ha decidido alquilar parte del local. No obstante, fuentes cercanas al grupo no descartan que en un futuro la entidad ocupe más m2 del activo.

Edificio Winterthur

Pero los planes de Caixabank por instalarse en ubicaciones emblemáticas no acaba en el centro de Barcelona, sino que va más allá. La compañía, según las mismas fuentes, ha alquilado también los bajos comerciales del Edificio Winterthur, ubicado en plena Diagonal de Barcelona, en la plaza Francesc Macià.

El próximo proyecto de Caixabank se ubicará en los bajos comerciales de esta nueva promoción de viviendas de gama alta, compuesta por ocho apartamentos de lujo, uno por cada planta, y una amplia zona comercial de 3.000 m2. Inicialmente el tipo de inquilino que más sonaba era una firma de lujo, pero finalmente será Caixabank quien instale en él uno de sus formatos comerciales.

El antiguo edificio de oficinas Winterthur se ha reinventado casi 13 años después de la marcha de la propia compañía de seguros al complejo de L’Illa, también ubicado en la Diagonal de Barcelona. Las obras de rehabilitación, que terminaron en 2016, respetaron la singular fachada curvada, conocida como Cejas por las cubiertas de sus ventanales.

Tras analizar diferentes propuestas, el proyecto de rehabilitación fue otorgado a MK27, el estudio de arquitectura del brasileño Marcio Kogan.