El euríbor a 12 meses sigue dando alegrías a los hipotecados. A pesar de que el indicador de referencia para la mayoría de los préstamos para la compra de vivienda en España ha registrado en abril su tercera subida consecutiva, las cuotas van a seguir abaratándose. 

Los datos de mercado sitúan la media mensual provisional del euríbor a 12 meses en abril en el -0,484%, ligeramente por encima del -0,487% registrada en marzo. De momento acumula un trimestre consecutivo de repuntes tras tocar mínimos históricos en enero y se sitúa en máximos de los últimos cinco meses (esto es, desde el pasado noviembre).

Sin embargo, todavía está muy por debajo de los niveles que registraba la pasada primavera (-0,108%), de ahí que los hipotecados que tengan una revisión anual próximamente, ligada al cierre de abril, puedan beneficiarse de una bajada de la cuota que pagan todos los meses por su vivienda.

Para una hipoteca media (esto es, de un importe de entre 100.000 y 150.000 euros, firmada a un plazo de entre 20 y 25 años y con un tipo de interés de euríbor + 1%), la rebaja de la cuota mensual será de entre 20 y 25 euros al mes, aproximadamente. Al año, el ahorro ascenderá hasta los 240-300 euros.

Recordemos que de momento el euríbor lleva ya cinco años en terreno negativo, gracias a las medidas ultraacomodaticias que ha puesto en marcha el Banco Central Europeo (BCE) en los últimos tiempos, con el fin de impulsar la economía de la eurozona y los precios. Los tipos de interés en la zona de la moneda común se encuentran desde 2016 en los mínimos históricos del 0,0%, mientras que la tasa de depósito (que es el interés que cobra el BCE a los bancos por depositar su excedente de liquidez en las arcas del guardián del euro) sigue en terreno negativo. También ha puesto en marcha planes multimillonarios para comprar deuda pública y privada, y todo apunta a que en los próximos meses no habrá grandes cambios en política monetaria con la crisis del covid-19 como telón de fondo.

De momento, los expertos creen que en los próximos meses el euríbor a 12 meses seguirá la tendencia al alza, aunque se mantendrá por debajo del 0%. El último día de abril, al menos, el indicador deja entrever una nueva subida, aunque testimonial. Su tasa diaria se encuentra en el -0,483%, frente al -0,484% de la media provisional de abril.

Desde el departamento de análisis de Bankinter, por ejemplo, no esperan grandes cambios respecto a los niveles actuales hasta 2023, mientras que la agencia de calificación crediticia Moody’s aplaza al menos hasta 2030 un euríbor positivo. Sin embargo, su evolución dependerá de la remontada económica y de la inflación, que es una de las variables más importantes para el BCE.

Las últimas previsiones del organismo liderado por Chirstine Lagarde sitúan la inflación subyacente (que no tiene en cuenta los precios de la energía o los alimentos, al ser muy volátiles, y que es la que más vigila el BCE) en 2021 en el 1,5%, frente al 1% que estimaba en diciembre. Cree que a finales de año incluso podría acercarse al 2%, aunque en 2022 y 2023 no superará el 1,4%. 

Pero los expertos insisten en que, en el caso de que la economía mejore más rápido de lo pronosticado, los precios podrían subir con fuerza, obligando a la máxima autoridad monetaria y financiera de la eurozona a tomar medidas para cumplir con el objetivo de mantener la inflación cerca del 2%, pero por debajo de dicho nivel. Y una de las decisiones que tendría que tomar para frenar la escalada de los precios es subir los tipos de interés, con los que el euríbor tiene una estrecha vinculación. Por tanto, los expertos fían la estabilidad del indicador y su permanencia en terreno negativo a la evolución de la inflación.