WKK Architects

WKK Architects

El estudio británico WKK Architects ha presentado el diseño del rascacielos en el 1075 de Nelson Street en la ciudad de Vancouver (Canadá). Uno más en otra gran ciudad si no fuera porque se convertirá en el mayor edifico en altura del planeta bajo el estándar Passivhaus con sus 178 metros de altura y 480 viviendas de alta eficiencia energética, tomando el relevo del Edificio Bolueta de Bilbao.

El objetivo del estudio de arquitectos es demostrar que la arquitectura contemporánea de gran altura se puede construir de manera más sostenible y lograr los rigurosos estándares Passivhaus, capaz de reducir drásticamente los requisitos de calefacción y refrigeración de un edificio, así como sus emisiones de carbono.

“El liderazgo de la ciudad también tiene grandes aspiraciones de convertirse en la ciudad más sostenible del mundo «, explicó Tom Wright, cofundador de WKK Architects. «Esta nueva torre se convertirá en la prueba de fuego para los desarrollos de gran altura en ciudades de todo el mundo y, como tal, esperamos un gran interés en el proyecto durante su construcción y posterior ocupación».

Una vez completado, tomará el testigo como edificio Passivhaus más alto del mundo de la torre Bolueta, el rascacielos residencial de 28 pisos levantado en Bilbao, que alcanza los 88 metros de altura.

El nuevo edificio tendrá una forma ondulada envuelta por bandas horizontales metálicas. En la fachada principal contará dos franjas verticales de revestimiento de color verde ondulado. «Simboliza un nuevo comienzo y una renovada esperanza de que haya un camino hacia un futuro sostenible en el que los edificios de interés arquitectónico aún sean viables», dijo Wright.

WKK Architects

WKK Architects

Para lograr el estándar Passivhaus, su exterior será hermético con ventanas de triple acristalamiento de alto rendimiento (40% de la fachada) y  paredes con un importante aislamiento (60% restante). Esto mantiene al mínimo la pérdida de calor a través de la piel del edificio y asegura que se requiera muy poca calefacción.

También utilizará dos sistemas de ventilación de recuperación de calor de bajo consumo de energía que darán aire fresco a todos los apartamentos al tiempo que evitarán corrientes de aire desagradables y mantendrán su caparazón hermético.

Los detalles del diseño interior aún no se han revelado, aunque se espera que las 480 unidades residenciales incluyan 102 unidades de vivienda social, 50 unidades de alquiler y 328 apartamentos. Las fechas de construcción aún no se han revelado, pero el Ayuntamiento de Vancouver aprobó el plan urbanístico en junio de 2020.