Freepik

Freepik

El catedrático de economía de la Universidad Pompeu Fabra, José García Montalvo, ha alertado de una fuerte subida de la morosidad en España. Unos impagos que podrían llegar a medida que se vayan retirando las ayudas contra el covid-19.

«En 2020 hemos visto que la morosidad seguía reduciéndose mientras que el PIB caía un 10%, gracias en parte a las moratorias y a los avales. Este shock de la morosidad va a llegar, sobre eso no hay incertidumbre, pero sí la hay sobre cómo será de grande. Es muy importante que el sector sea capaz de aguantar este golpe que va a venir», ha pronosticado García Montalvo durante su intervención en la apertura de un debate organizado por la Fundación Ramón Areces para analizar ‘El papel del sector financiero en la crisis económica actual’.

Las palabras del catedrático coinciden con algunos datos que se han conocido últimamente sobre los procesos concursales (según Crédito y Caución, el número de quiebras empresariales ha aumentado cerca de un 70% interanual hasta abril, y ya supone casi la mitad de los registrados en 2019) y las previsiones que apuntan a que los créditos impagados podrían llegar a duplicarse entre 2021 y 2022, según los cálculos de la plataforma de compraventa de deuda inmobiliaria LEM Loan eMarket. 

El catedrático ha afirmado que en esta crisis «el sector financiero tiene más de solución que de origen» y ha señalado la raíz del problema como «exógena», al estar provocada por la pandemia del covid-19.

«En el corto plazo, hay una necesidad de liquidez por parte de las empresas y necesitamos un sector financiero especializado para ofrecer esa liquidez y así abandonar esta situación lo antes posible», ha añadido.

García Montalvo ha apuntado, asimismo, que los bancos «pueden evitar que esta crisis, que debe ser temporal y transitoria, no deje cicatrices de muy largo plazo y alcance en el sistema». Para este experto, el sector financiero puede aprovechar su especialización a la hora de evaluar riesgos y su conocimiento del mercado por el trato diario con los empresarios y resto de clientes.

El sector está mejor preparado paga aguantar los vaivenes

Sobre la recuperación, ha aportado datos que indican que el ahorro de las familias ha aumentado, aunque ha reconocido no saber «si se traducirá en consumo o se quedará como riqueza ante la inseguridad ante el futuro».

También ha reconocido que «el sector financiero tiene ahora baja rentabilidad» y que «ha podido aguantar gracias a la reducción de costes que está llevando a cabo».

«Viene una marejada, pero el barco está mucho mejor preparado para aguantar esos vaivenes que en el pasado. Debemos asegurarnos de que esta crisis temporal no se convierta en una crisis que arrastre al sector bancario. Entonces sí tendríamos un problema porque sabemos que las crisis que afectan a los bancos son mucho más largas».

Por ello, el hecho de que el sector financiero español «esté mucho más capitalizado y preparado» para medir los riesgos «debe transmitirnos confianza, ha añadido.

Por su parte, el economista Miguel Jerez, ha coincidido con García Montalvo al sostener que en 2008 «las entidades financieras fueron un factor desencadenante de la crisis», al igual que considera que, tras varios de ajustes, el sector financiero «jugará un papel fundamental» en la salida de la crisis.

La banca tendrá un importante papel en el Plan de Recuperación 

El director general de CECA, José María Méndez, ha explicado que hay varios aspectos sobre España a considerar en esta crisis: «la dureza del impacto», ya que el PIB cayó un 11% en 2020, que se une a una situación más endeudada; la atomización empresarial, y el peso del sector servicios en la economía.

«La banca está llamada a desarrollar un papel importante en el plan nacional de recuperación y resiliencia. Hay que hacerlo muy bien y gestionar estos fondos de forma ágil, eficiente, llevándolos donde realmente transformemos la economía», ha destacado Méndez. Preguntado sobre los retos de cara al futuro más reciente, ha asegurado que «el desafío es mantener este flujo de financiación en el tiempo». 
 

El papel de los créditos con aval ICO

En este mismo encuentro, el presidente del ICO, José Carlos García de Quevedo, ha puesto en valor el papel que ha jugado el sector financiero en la gestión de las medidas puestas en marcha para sostener el tejido productivo, el empleo y la renta de las familias.

En concreto, ha destacado que «la colaboración público-privada y la responsabilidad compartida entre ICO, los bancos y las empresas ha sido clave para que las líneas de avales se desplegaran de forma ágil y eficaz, inyectando financiación a autónomos, pymes y empresas por un volumen superior a 125.000 millones de euros«.

En este ámbito ha señalado además la importancia de las medidas adicionales que se han ido aprobando en los últimos meses para «adaptar y las condiciones de los préstamos avalados y mejorar la solvencia empresarial, todo ello con el objetivo de apoyar el mantenimiento de la actividad de las empresas viables y el empleo«.