Centro comercial de Merlin

Centro comercial de Merlin

Mala racha para las principales socimis de España. Merlin y Colonial presentaron ayer sus resultados financieros correspondientes al tercer trimestre del año. En este periodo, ambos grupos inmobiliarios vieron como su beneficio se resentía a causa de la crisis sanitaria que afecta a las principales ciudades en las que opera: mientras que Merlin ha menguado un 65% sus ganancias respecto al año anterior, Colonial las ha encogido un 99%.

Merlin Properties cerró los nueve primeros meses de 2020 con un beneficio neto de 111,9 millones de euros, lo que supone un 65% menos que en el mismo periodo del ejercicio anterior. Los ingresos por el alquiler de su cartera inmobiliaria, formada por oficinas, centros comerciales y logística, cayeron un 3,2% hasta los 385 millones, mientras que las rentas brutas después de incentivos se redujeron un 13,4% debido, principalmente, a las ayudas y carencias dados a los inquilinos de sus centros comerciales afectados por el cierre por el covid-19. En total, la compañía ha destinado unos 40 millones de euros en bonificaciones.

Gracias a esta política comercial, el nivel de impagos de Merlin está “en niveles muy bajos por tercer trimestre consecutivo”, pese a la pandemia, situándose el nivel de cobro en un 99,8% para oficinas, un 98,1% para centros comerciales, un 99,5% para logística y un 100% para alquileres netos, señalan desde la cotizada.

A diferencia de otras grandes inmobiliarias, la Socimi liderada por Ismael Clemente no ha realizado un ajuste a la baja del valor de sus activos inmobiliarios y, de hecho, se anota unas plusvalías de 31,9 millones, una cifra sensiblemente menor a los 159,5 millones del mismo periodo de 2019. Sus inversiones inmobiliarias están valoradas a 30 de septiembre a 12.188 millones de euros, según ha informado a la CNMV.

Por su parte, Colonial, socimi liderada por Pere Viñolas y Juan José Brugera, cerró los primeros nueve meses del año con un beneficio de cinco millones de euros, lo que significa un descenso interanual del 98,7%.

El pronunciado descenso desde los 393 millones de euros del mismo periodo de 2019 se debe a la devaluación de 140 millones de euros en sus activos anotada en junio a causa de la crisis provocada por el coronavirus.

Sin embargo, Viñolas ha apuntado que el resultado neto recurrente, “en definitiva, lo que ingresamos en efectivo”, ha aumentado un 8% hasta septiembre, hasta alcanzar 112 millones de euros.

Los ingresos por rentas tan solo han caído en tres millones de euros, pasando de 263 millones en los nueve primeros meses de 2019 a 260 millones actualmente. Este descenso se debe a las desinversiones realizadas por Colonial en el último año y, en términos comparables, la facturación ha aumentado un 0,6%.

Los dos ejecutivos de la socimi han apuntado que los resultados son “muy buenos y muy satisfactorios” para la empresa, “fruto de un trabajo intenso realizado en condiciones muy difíciles”, destacando también que entre julio y septiembre Colonial ha firmado contratos sobre 26.000 metros cuadrados, un registro similar a los 28.000 m2 del segundo trimestre y superior a los 13.000 m2 firmados entre enero y marzo.