Gtres

Gtres

El porcentaje de jóvenes que viven fuera de su hogar de origen pasa del 18,7% de finales de 2019 al 17,3% del segundo trimestre de 2020, según el último informe del Consejo la Juventud de España. Esta es la cifra más baja desde 1988, es decir, el peor dato de las últimas tres décadas.

La crisis del coronavirus ha agravado la difícil situación de los jóvenes y el acceso a una vivienda. La poca capacidad de ahorro de este grupo les ha excluido de la compra de una casa y los ha empujado al mercado del alquiler, sobre todo en grandes urbes como Madrid y Barcelona. En muchas ocasiones, los jóvenes prefieren permanecer en casa de sus padres para ahorrar el dinero suficiente y entrar en el segmento de la compra antes de abandonar el hogar parental.

Por este motivo, el Consejo de la Juventud de España señala en su informe que “es urgente regular un mercado de la vivienda que, pese a la crisis, no ha reducido su precio». En este sentido, el organismo señala que el sector de la vivienda se ha mantenido “estable” durante el transcurso de la pandemia y que ha sido la pérdida de poder adquisitivo de los jóvenes lo que ha provocado esta situación.

En el informe, el Consejo de la Juventud de España diferencia entre la compra y el alquiler para analizar los diferentes problemas que generan cada opción. En el caso de la compra, señalan a los requisitos para obtener un préstamos hipotecario (ahorro y solvencia económica a medio plazo) como la principal razón para explicar el descenso de la emancipación entre los jóvenes.

Además, también destacan la tasa de esfuerzo elevada para comprar una vivienda para este grupo de personas. “Un joven asalariado en España tendría que haber reservado el 56,4% de su salario neto individual para pagar la hipoteca, cuando no se recomienda destinar más del 30%”, afirman. Con respecto al precio, el «precio máximo tolerable» se movería en torno a los 95.000 euros, muy por debajo de los más de 160.000 euros que, de media, puede costar un inmueble tipo en España, según señalan en los estudios.

En este escenario, el alquiler aparece como la gran solución, pero el CJE explica que es más bien un problema más que añadir a la complicada situación de los jóvenes. El organismo apunta que los jóvenes deben de reservar más del 90% de su sueldo para pagar los 904 euros que cuesta de media un arrendamiento en España en el segundo trimestre de 2020, según los datos del CJE.

Cabe destacar que existen comunidades autónomas donde el porcentaje es aun peor. Por ejemplo, en Cataluña, Islas Baleares y Madrid, los jóvenes que tienen menos de 30 años estarían obligados a reservar más del 115% de sus ingresos para poder alquilar en solitario.

El CJE recalca que es la pérdida adquisitiva de los jóvenes lo que ha provocado más problemas en la emancipación de estos. De hecho, señalan que ha aumentado un 20% la proporción de hogares jóvenes en los que no había ninguna persona ocupada, durante el primer semestre de 2020.