Congreso.es

Congreso.es

El proyecto de Presupuestos Generales del Estado de 2022 que aprobó el Gobierno a principios de octubre ya ha obtenido el visto bueno del Congreso de los Diputados.

Las cuentas públicas han logrado el respaldo de un total de 11 formaciones políticas y un total de 188 votos, incluyendo los de PSOE (120 votos), Unidas Podemos (34, a la espera de sustituir el escaño de Alberto Rodríguez), Esquerra Republicana (13), el PNV (6), EH-Bildu (5), el PDeCAT (4), Más País-Equo (2), Compromís, Nueva Canarias, Teruel Existe y el PRC. En contra han votado el PP (88), Vox (52), Ciudadanos (9), Junts (4), la CUP (2), UPN (2), Coalición Canaria y Foro Asturias, mientras que el BNG, que llegó a negociar con el Gobierno un acuerdo presupuestario, finalmente ha optado por la abstención.

Ahora el texto deberá ser aprobado en el Senado, y se espera una tramitación exprés que permita tener las cuentas listas en menos de un mes y, si hay cambios, votarlos en el Congreso a finales de diciembre para que el 1 de enero, en tiempo y forma, entren en vigor.

Los Presupuestos de 2022 son los más expansivos de la historia, al incluir una parte de los fondos europeos para la reconstrucción (27.633 millones de euros el próximo año, que en gran medida se destinarán a inversión para la transición energética, la digitalización o la movilidad sostenible). Entre las claves de las cuentas diseñadas por el Gobierno se encuentra un récord de recaudación tributaria, así como una partida histórica para la vivienda.

El mayor gasto social y la mayor inversión

Como señala el comunicado remitido por el Ministerio de Hacienda, los PGE del próximo año contemplan el mayor gasto social de la historia, con 240.375 millones de euros, lo que significa que casi el 60% del Presupuesto nacional se destina al gasto en el cuidado de las personas, entre el que se encuentran el destinado al Ingreso Mínimo Vital, el Bono Social Térmico o las prestaciones públicas que se derivan del incremento del IPREM.

Además, recalca la cartera liderada por María Jesús Montero, son los Presupuestos más inversores de la historia. Así, para acelerar la transformación económica del país, las cuentas contemplan una inversión de cerca de 13.300 millones de euros en I+D+i, casi un 90% más que en 2020; de más de 11.300 millones para industria y energía; y más de 11.800 millones en infraestructuras y ecosistemas resilientes.

Esta inyección presupuestaria para impulsar la inversión productiva y para reforzar el Estado del Bienestar será compatible con la reducción del déficit público desde el casi 11% que alcanzó en 2020 por las medidas adoptadas para hacer frente a las consecuencias socioeconómicas de la pandemia hasta situarse en el 5% a finales de 2022. 

No obstante, el Gobierno calcula que la economía española seguirá registrando un déficit público y una deuda pública excesivos dentro de unos años. En 2024, según las cuentas públicas, el déficit seguirá por encima del 3% del PIB (el nivel máximo que establece Bruselas), mientras que la deuda se situará el año que viene por encima del 115% del PIB.

Partida récord en vivienda: 3.300 millones

En materia de vivienda, los Presupuestos de 2022 contemplan una partida de 3.295 millones de euros, dirigida ‘al acceso a la vivienda y el fomento de la edificación’. La cifra comprende 806 millones de euros nacionales y otros 2.489 millones de euros europeos. La partida total prevista es un 46,3% más elevada que la de las cuentas de 2021, y la más alta de la historia. 

Para entender esta partida presupuestaria sin precedetes en las cuentas públicas de 2022 basta recordar que el acceso a la vivienda y el fomento de la edificación son la cuarta área económica que va a recibir más fondos europeos. En concreto, un 9% de los 27.633 millones de euros previstos, por detrás de la industria y energía (19,8%), el área de I+D+i y digitalización (19,6%) y las infraestructuras y los ecosistemas resilientes (17,4%). Y en ella se incluyen tanto los planes de rehabilitación, como el presupuesto para incrementar la oferta de vivienda en alquiler a precio asequible y el destinado a poner en marcha el bautizado ‘bono joven’ para el alquiler de vivienda.

Más de 232.000 millones en impuestos 

El Gobierno contempla en las cuentas públicas de 2022 una fuerte subida de la recaudación de impuestos. En concreto, sitúa los ingresos tributarios del año que viene en 232.352 millones de euros, lo que se traduce en un alza del 8,1% respecto a los previstos para este año. Es la mayor cifra de la historia. 

El aumento, como afirma el Ejecutivo, responderá al crecimiento económico previsto para 2022, a la inyección de los fondos europeos y a algunas subidas fiscales, como por ejemplo la que establece un tipo mínimo del 15% en el Impuesto de Sociedades.

Tras esta subida se espera una recaudación adicional de unos 400 millones de euros y solo se aplicará a las grandes empresas (a cerca de un millar) y, en concreto, a su base imponible, no sobre su beneficio. Esa recaudación extra elevará los ingresos por dicho impuesto hasta 24.477 millones de euros, lo que se traduce en un incremento del 11,8% respecto a la previsión de 2021. 

No obstante, los dos impuestos más destacados para las arcas públicas son el IRPF y el IVA, que podrían reportar unos ingresos de 100.132 millones de euros y 75.651 millones, respectivamente. Estos números implican una subida de entre el 6% y el 9% en ambos casos. Por los Impuestos Especiales, el Gobierno espera recaudar unos 21.843 millones de euros, un 8,2% más que este año, mientras que ingresará otros 10.249 millones por otros ingresos tributarios, un 2,3% más.

Crece el gasto en pensiones y baja el de deuda y desempleo

Por otro lado, los Presupuestos de 2022 contemplan una partida de más de 171.000 millones de euros para pagar las pensiones, lo que supone un 4,8% más de lo presupuestado para 2011. Además, el Ejecutivo ha confirmado que las pensiones mínimas y no contributivas subirán un 3% en 2022. El resto de pensiones se revalorizarán en función de la inflación media de los 12 meses anteriores que se registre en noviembre de este año.

Para pagar los subsidios por desempleo, el Gobierno ha reservado 22.457 millones de euros, un 10,2% menos que este año, ante la previsión de que siga mejorando el mercado laboral. A pesar de ello, sus cálculos apuntan a que en 2022 la tasa de paro todavía seguirá por encima del 14% y el empleo crecerá a un ritmo del 2,7%, inferior al 4% del presente ejercicio. En cuanto a la deuda, los PGE de 2022 contemplan una partida de 30.175 millones de euros, un importe casi un 5% inferior a la de este año.

Las contrapartidas para la aprobación de los Presupuestos

El sí del Congreso a las cuentas públicas de 2022 ha conllevado una serie de acuerdos con los partidos que han votado a favor. Por ejemplo, la aprobación del anteproyecto de Ley de Vivienda, una condición que exigía Unidas Podemos.

El PNV, por su parte, ha pedido concretar el traspaso del ingreso mínimo vital al País Vasco y todavía negocia la llegada del AVE a las capitales vascas.

PSOE y Unidas Podemos contaron además con Bildu, tras el compromiso de hacer permanente la prohibición de desahucios sin alternativa y el aplazamiento temporal en el pago de rentas del llamado ‘escudo social’.

Otras contrapartidas ha sido la transferencia a Cataluña de 10 millones para compra de vivienda pública a la Sareb, la compensación de peajes y el inicio del traspaso de Rodalies. Por otro lado, el acuerdo con Más País-Equo incluye, entre otras cosas, un proyecto piloto de reducción de jornada laboral.