Interior de un local comercial / Gtres

Interior de un local comercial / Gtres

El coronavirus ha modificado los nuevos contratos de arrendamiento de los locales comerciales en España. En muchos de los acuerdos firmados desde la aparición de la pandemia se han introducido cláusulas específicas sobre rebajas o suspensiones de rentas en el caso de que hubiera otro confinamiento de la población, según informa Voz Pópuli.

Este nuevo escenario se produce en un momento donde las demandas de inquilinos comerciales contra sus caseros están a la orden del día. Por eso, estas nuevas cláusulas intentan evitar las disputas judiciales a causa de la ya famosa cláusula rebus sic Stantibus.

En este sentido, cabe destacar que los pequeños comercios ya han logrado una victoria que podría sentar precedente. Se trata de una pyme que pleiteó contra Klepierre (dueños del centro comercial Plenilunio) y que evitó el desahucio por no pagar las rentas al ganar la contienda en un juzgado. En el auto señala que la pandemia puede afectar gravemente a las ventas hasta 2022, por lo que ejecutar el aval podría perjudicar la solvencia y la obtención de crédito posteriormente. 

En esta misma línea se muestran los empresarios madrileños que solicitan al Gobierno de Pedro Sánchez mejoras fiscales para salir de la crisis generada por el covid-19. Madrid Foro Empresarial reclama al Gobierno de España, una reducción del tipo general del impuesto sobre el valor añadido (IVA) del 21% actual al 19%, así como ajustar el gravamen del turismo del 10% actual al 7%, siguiendo el ejemplo de otros países europeos.

El presidente de esta asociación, Hilario Alfaro, señala que «se trataría de una medida temporal, hasta el 31 de junio de 2021, ya que entendemos que en estos momentos una reducción del IVA sería muy positiva para impulsar el consumo y estimular el turismo».

Según Madrid Foro Empresaria, esta reducción del IVA a hoteles, hosteleria, transporte de viajeros, agencias de viajes y a otros servicios de la cadena de valor  del turismo, debería ser una de  las medidas  de un plan de rescate integral y urgente que garantice la supervivencia de un sector que representa el 15% del PIB y el 13% del empleo y que ha sido uno de los más castigados por la pandemia del covid-19. En este sentido, para la organización, el Plan de Impulso al Turismo que puso en marcha por el Gobierno en el mes de junio es insuficiente.