Hoy, como cada 19 de noviembre, se celebra el Día Internacional de la Mujer Emprendedora desde 2014. Una celebración impulsada por la ONU para visibilizar el emprendimiento femenino y reclamar la igualdad de oportunidades para todas aquellas mujeres que deciden abrir su propia empresa o negocio o establecerse como autónomas.

Servicios, educación, sanidad y entretenimiento son los sectores que menos brecha de género presentan para las mujeres emprendedoras. Otros, como la construcción, siguen siendo un camino lleno de retos, pero que cada vez más mujeres apuestan por recorrer. A ello ayudan iniciativas como la puesta en marcha por “Ella Construye”, que organiza, entre otras actividades, talleres de iniciación para tratar de acercar a la mujer a la construcción de una manera profesional, pero también didáctica, lúdica y útil en la vida cotidiana.

Esta iniciativa formativa, en la que están participando cientos de mujeres, tiene como principal objetivo la creación de oportunidades empresariales para las mujeres en el sector. Se trata de talleres gratuitos impartidos por profesionales de la multinacional SIKA y celebrados en su sede en Alcobendas (Madrid), que han sido también punto de encuentro para mujeres emprendedoras como Marta Alcahuz (46 años) y Nuria Garrido (52 años), quienes han unido sus destinos laborales para demostrar a la sociedad que un sector como “el ladrillo” tampoco entiende de distinción de género.

La personalidad inquieta de Nuria le llevó a conocer por Instagram los talleres “Ella Construye” con SIKA (alicatado, pavimentos y revestimiento de suelos, pintura de fachadas y de aplicaciones de microcemento).

De profesión paisajista, pasó de trabajar en un estudio a gran escala a formarse, ya como autónoma, para atender encargos llave en mano y fomentar la relación de “tú a tú” con el cliente. “A pesar de mis conocimientos teóricos, tenía necesidad por aprender la técnica de las aplicaciones y que SIKA pusiera en mis manos los materiales más adecuados para cada intervención”, cuenta Nuria.

En uno de estos cursos conoció a Marta, que hace dos años se embarcó en la puesta en marcha de su propia empresa de reformas, Di Sabella D’Sign Studio. “Con el nacimiento de mi segundo hijo, estando en situación de desempleo, decidí emprender. Desde que abrí mi negocio, la evolución no ha podido ser más positiva, sobre todo con el punto de inflexión a causa de la Covid-19. Con el confinamiento, las personas se han dado cuenta de que necesitan estancias más habitables y están invirtiendo en mejorar sus casas”, apunta.

Los inicios no fueron fáciles, reconoce Marta, ya que se encontró en su camino con dificultades formativas, “que he conseguido superar gracias a talleres como el impulsado por SIKA”. De la misma opinión es Nuria: “Ha sido muy importante recibir formación continua porque en el sector de la construcción es una asignatura pendiente”.

A través de Laura Baquero, que es directora y cabeza visible “Ella Construye”, han surgido sinergias para crear una red social de mujeres que pudiera conectar.

“La conexión que tuve con Marta desde el primer momento nos llevó a emprender y colaborar juntas. Mientras que ella aporta una visión y unos conocimientos de los espacios interiores, mi ocupación es en exteriores, trabajo con materiales vivos, con plantas. Entre las dos cerramos un círculo de servicios que ofrecemos a los clientes”, relata Nuria.

En Di Sabella D’Sign Studio, “que fundé con la idea de crear un negocio solo de mujeres”, dice Marta, también trabaja Sunny Amorós, con formación en interiorismo y Home Staging. Forman un equipo que ahora, junto con Nuria, avanza desde la convicción de emprender en un sector que necesita de una mayor cota de representatividad femenina en todas las escalas.

Según la responsable del proyecto, Laura Baquero, el desarrollo de estos talleres de iniciación en los que se ofrece a las alumnas una experiencia práctica en el uso de herramientas, productos y materiales de la construcción, es una oportunidad única para generar una visión global del sector. “Son materias que puede aprender cualquier persona con independencia de su género. En estas jornadas enseñamos técnicas y trucos profesionales con ejercicios prácticos reales para que las alumnas se familiaricen con la construcción. Queremos estar al lado de todas estas mujeres, desde el respeto y la cercanía, acompañándolas desde el inicio del proceso creativo hasta el final de una hipotética obra de reforma”, afirma.

“Este proyecto está en la línea de la filosofía de SIKA; por eso desde el primer momento hemos apoyado la formación, ya que creemos firmemente en la igualdad de oportunidades en el sector de la construcción. No hay oficios o carreras de hombres y mujeres, sino que el éxito se alcanza con el trabajo colaborativo”, destaca Beatriz Torresano, directora de RRHH de SIKA.

El proyecto formativo de “Ella Construye” es una de las iniciativas que existen en el sector, y que se suma a la Campaña Cimientos de Igualdad, una alianza estratégica que promueve el Observatorio 2030 del Consejo Superior de Colegios de Arquitectos de España (CSCAE), junto a otras entidades y empresas, entre ellas SIKA, para fomentar la igualdad de género en el sector de la construcción en España.