Gtres

Gtres

El verano le ha sentado mal a la economía nacional, por lo que el Banco de España ya descarta un escenario de recuperación rápida, como llegó a plantear en junio. Los rebrotes del coronavirus y la mala evolución del turismo en el último trimestre apuntan a una evolución gradual, mientras no se produzca un nuevo confinamiento generalizado. Las previsiones apuntan a una caída del PIB en 2020 del 12,6% y una recuperación de hasta el 7,3% en 2021.

El Banco de España ha empeorado sus previsiones y asume que ya no se va a producir una recuperación temprana de la economía española. De los tres escenarios que planteó en su documento del pasado junio, el primero queda totalmente descartado tras la mala evolución del sector turístico durante el verano y el aumento de los rebrotes por el coronavirus.

Por ahora se decanta por un escenario de recuperación gradual, mientras no se produzca un nuevo confinamiento generalizado de la población. Este nuevo escenario prevé una caída del PIB para 2020 entre un 10,5% y un 12,6%, y pese a que el PIB volverá a crecer en 2021, apenas será entre el 4,1% y el 7,3%, insuficiente para recuperar el nivel precovid.

En su informe económico trimestral, prevé un repunte del PIB de hasta el 16,6% frente al trimestre anterior, después del hundimiento del 18,5% en el segundo trimestre, récord histórico. La entidad llega con estas previsiones de recuperación gradual hasta 2022, y plantea de nuevo dos escenarios que dependen de la evolución de los rebrotes y de las medidas de contención.

Para finales de 2022, la entidad calcula, por un lado, que estaremos más cercanos a los niveles precovid, con un PIB unos dos puntos porcentuales por debajo del nivel previo a la crisis, o en un peor escenario de más de seis puntos inferiores al PIB que se daba antes de la crisis. El avance del PIB será mucho más modesto ese año, cuando se prevé un avance de hasta el 3,3%

Todo quedará supeditado a la evolución de los rebrotes, y si las autoridades son capaces de contenerlas por zonas y por sectores, o si se tendrá una mayor afección sobre más sectores que lastrarán la recuperación económica.

Aún queda pendiente el impacto de los fondos europeos previstos para España de hasta 140.000 millones de euros, ya que ninguno de los dos escenarios lo contempla. El Banco de España argumenta que se desconocen los detalles del destino y la distribución de esos recursos.

Por otro lado, las previsiones para la tasa de desempleo aumentarán hasta el 18,6% en el peor de los casos, una situación que continuará en 2021, hasta alcanzar el 22,1% de desempleados. Solo en 2022 podría empezar a descender hasta el 18,2%. Estas previsiones de ahora son peores que las del escenario central de junio,

Mientras, el déficit de las Administraciones Públicas escalará a su máximo en 2020, hasta un 12,1% del PIB en el peor escenario, para empezar a descender en 2021 y llegarían a 2022 al 5,8% del PIB, en el mejor escenario.

La deuda pública alcanzará en 2020 el 120,6% en el escenario con peor previsión, y podría llegar al 128,7% del PIB al cierre de 2022.