El Ayuntamiento de Sevilla, a través de la empresa municipal de la vivienda de Sevilla (Emvisesa), adquirirá durante los próximos tres años unos 400 pisos vacíos para destinarlos a alquiler social. Emvisesa ha anunciado que pagará un máximo de 98.000 euros por vivienda y en caso de acondicionamiento o reformas, no superarán el 50% de su valor de tasación con un límite de 25.000 euros.

La decisión entra dentro de las medidas para la ampliación del parque público de la capital andaluza que se puso en marcha el pasado diciembre. En Sevilla se calcula que hay unas 23.000 viviendas que no se usan como residencia habitual. De todas ellas, un 10% se encuentran vacías, según una estimación del plan municipal de vivienda del Ayuntamiento.

El Consistorio hispalense se encuentra actualmente con 11.000 inscritos en el registro de demandantes de vivienda municipal, entre los cuales muchos casos son de emergencia habitacional “con las que se ha colmatado la disponibilidad del parque público”, explicó el delegado de Bienestar Social y Empleo, Juan Manuel Flores.

Es por eso que han puesto en marcha la campaña #Sevillallena, que se prolongará hasta el próximo 2 de abril y aspira a sumar hasta 400 pisos para los próximos 3 años al parque municipal. Para ello, el Ayuntamiento cuenta con una partida en el borrador de los Presupuestos 2018 de 3 millones de euros: 1,5 millones de Emvisesa y algo más de 1,2 millones de Patrimonio. 

Entre las condiciones que exige el Ayuntamiento está el no comprar un inmueble que sea inferior a los 45 m2 y tampoco supere los 140 m2. Debe tener, al menos, un dormitorio, una cocina, salón y baño independiente. Además, deberán estar libre de cargas económicas o y tener pagadas las tasas municipales y de suministro al día.