El Juzgado de lo contencioso administrativo número 34 de Madrid ha condenado al Ayuntamiento de la capital a devolver 13.685 euros más intereses del impuesto de la plusvalía municipal cobrado indebidamente a un contribuyente: recibió en herencia varias viviendas que no sufrieron incrementos de valor y, por tanto, dicha transmisión no supuso una ganancia patrimonial.
 
Además, la fórmula de cálculo utilizada por el consistorio madrileño ha sido declarado incorrecta y por tanto también el cálculo en la liquidación practicada al contribuyente demandante. En concreto, el ayuntamiento aplicó el artículo 107 RDL 2/2004 de forma inadecuada o inexacta, gravando el valor del suelo en años futuros y no en años pasados.
 
El heredero demandante en el año 2014 recibió en la escritura de herencia varios inmuebles y tuvo que pagar el impuesto de la plusvalía municipal al Ayuntamiento de Madrid por un importe total de 38.228,64 euros. La juez Ángela López-Yuste condena al consistorio a pagar 13.685 euros más intereses por cobrar erróneamente la plusvalía municipal.
 
Carlos Rivero, fundador de Afeplus, despacho especializado en reclamaciones de plusvalía municipal, señala lo importante que es aportar un informe pericial para justificar la disminución del valor del suelo puesto de manifiesto con la transmisión de los inmuebles y para demostrar el error en la determinación de la base imponible del impuesto.  
 

Las claves que debes saber sobre la ‘nueva’ plusvalía municipal

A finales del pasado mes de julio el Gobierno aprobó el proyecto de ley que modifica la Ley reguladora de las Haciendas Locales para anular el pago de la plusvalía municipal cuando se transmite una vivienda en pérdidas. La piedra angular de la nueva ley es la forma de determinar si ha habido o no incremento del valor del terreno. Así, en el caso de la venta de una casa, la escritura de la compraventa será la que establezca si se ha transmitido en pérdidas o no.  

Las transmisiones en pérdidas dejan de estar sujetas al impuesto:

La principal novedad es ésta. Se añade un nuevo supuesto que es la exención del pago del impuesto, que afectará a las transmisiones de terrenos respecto de las que el contribuyente acredite que el valor del terreno no se ha incrementado, por comparación entre el valor de transmisión y adquisición del terreno.

Cuando esto ocurra, el contribuyente deberá declarar esta transmisión no sujeta, aportando la prueba que acredite la inexistencia de incremento de valor.

Pero ¿qué prueba debe aportar el contribuyente? ¿Qué valores de transmisión y adquisición hay que tener en cuenta?

Novedades en la forma de saber si ha existido incremento de valor del terreno o no:

Los valores de transmisión y adquisición a tener en cuenta serán, en las transmisiones onerosas, los efectivamente pagados y que consten en las escrituras. Ello, salvo que dichos valores hubieran sido objeto de una comprobación de valores y de la misma haya resultado una valoración superior. Así, en la venta de una casa, el valor de referencia es el precio que figure en la escritura de compraventa del inmueble.

Si la transmisión es gratuita (herencias y donaciones), se tendrán en cuenta los valores de adquisición y transmisión declarados en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, que serán habitualmente los consignados en la escritura pública de herencia o donación. Como en el caso anterior, si dichos valores han sido objeto de comprobación y el resultado de ésta es superior al declarado, se tendrá en cuenta la valoración administrativa.

En definitiva, se da prioridad a los valores consignados en las escrituras públicas, salvo que hayan sido objeto de una comprobación de valores y el resultado de ésta arroje un valor superior. Interesa, por tanto, más que nunca, recurrir cualquier comprobación de valores que se notifique, ya que en caso contrario, el Ayuntamiento podrá utilizar los valores revisados, para exigir al contribuyente el pago de la plusvalía municipal.

Pincha aquí para ampliar la información