@media (max-width: 640px) {
iframe {height:320px !important}
}

El mercado del alquiler está dibujando dos Españas bien diferenciadas. Según un estudio de idealista, en 11 capitales españolas el precio supera al registrado en plena burbuja, con Madrid, Barcelona, Málaga y las islas subiendo más de un 10%. En cambio, 35 capitales se sitúan lejos de los niveles del ‘boom’. Zaragoza, Guadalajara, Cádiz y Santander son las ciudades que están más lejos de las rentas que existían antes de la crisis. 

La ciudad en la que más se han incrementado los alquileres desde el máximo de hace 10 años ha sido Las Palmas de Gran Canaria: a día de hoy los precios son un 31,4% más altos que los registrados entonces. Le siguen las subidas de Santa Cruz de Tenerife (24%), Palma de Mallorca (19%), Málaga (15,7%%), Barcelona (15,7%%), Girona (14,9%) y Madrid (12,5%). Con una subida inferior al diez por ciento desde aquel punto se encuentran las ciudades de San Sebastián (8,5%), Pontevedra (1,3%), Segovia (1%) y Alicante (0,9%).

En todas las demás capitales analizadas por idealista (en 35 de las 46 ciudades) los precios del alquiler se mantienen por debajo de los alcanzados entre los años 2007 y 2008. En Granada están un 0,9% por debajo del máximo alcanzado mientras que en Valladolid están un 2,1% más baratos. Les siguen Córdoba (-3%), Ourense (-3,1%), Tarragona (-3,2%) y Salamanca (-5,1%).

La ciudad en la que la diferencia con el punto álgido de la burbuja es más alta es Zaragoza (-36,7%), seguida por Guadalajara (-27,3%), Cádiz (-27,1%), Albacete (-20,9%), Santander (-20,4%), Castellón (-19,7%) y Lleida (-18,5% en ambos casos). También con diferencia superiores al 15 por ciento se sitúan las ciudades de Toledo (-17,5%), Ávila (-17%), Logroño (-16,7%) y Ciudad Real (-15,7%).

Para Fernando Encinar, jefe de estudios de idealista, “el mercado del alquiler está sufriendo tensiones en algunas zonas, pero la mayoría del país continúa todavía alejada del nivel de precios registrados durante la burbuja. Esta polarización del mercado viene marcada por la recuperación a dos velocidades del mercado inmobiliario y de una mayor tracción económica del sector turístico que es capaz de generar más empleo que en otras zonas.

La recuperación económica es una realidad y cada vez son más las personas que desean acceder a una vivienda en alquiler, mientras que los criterios de riesgo para la concesión de una hipoteca siguen siendo estrictos y exigen contar con un elevado nivel de ahorros, que no están al alcance de todo el mundo. En esta situación la demanda de alquileres sigue creciendo a un ritmo superior al que lo hace la oferta, a pesar de que esta es una de las más elevadas de Europa.

Desde idealista vemos de forma muy positiva que el alquiler entre en la agenda mediática y de la Administración, algo impensable hace solo una década. Apostamos por que se fomente la aparición de más viviendas en alquiler estimulando fiscalmente a los propietarios, eliminando barreras para la construcción de nuevas viviendas y transformando la cultura de vivienda protegida en venta en una nueva cultura de alquiler.

Del mismo modo, estamos convencidos de que se podrían establecer mecanismos que ayudaran a financiar a aquellas personas que sí podrían hacer frente al pago de una cuota hipotecaria pero no cuentan con los ahorros suficientes”.

Aquí están los datos de todas las capitales españolas: