Comprar una casa en Londres, una de las capitales más caras del planeta, resulta difícil para muchos bolsillos, pero sobre todo para los jóvenes de entre 25 y 34 años. Según un informe del Instituto de Estudios Fiscales, solo un tercio de estos ‘millennials’ son capaces de ahorrar el dinero suficiente para acceder a una vivienda. La principal causa ha sido la desproporción entre el aumento del precio de la vivienda y el incremento salarial.

El informe del Instituto de Estudios Fiscales muestra un escenario desolador para los ‘millennials’ que quieren comprar una casa en Londres. Dos tercios de estos jóvenes de entre 25 y 34 años no tienen capacidad para poder acceder a una vivienda. Una situación peor que los jóvenes de hace un par de décadas. Incluso las casas más baratas están fuera del alcance de la mayoría de jóvenes.

Los propietarios de viviendas en Reino Unido menores de 35 años han caído de un 55% de hace unas décadas a un 35% actual, mientras que en el Londres el decremento ha sido mayor, de hasta un 25%.

“La desigualdad entre las generaciones mayores y menores ha aumentado en los últimos años. El aumento de los precios de las viviendas en comparación con los ingresos significa que se hace cada vez más difícil el acceso a un hogar para los más jóvenes”, afirma Polly Simpson, economista e investigadora del informe.

Según el estudio, el precio promedio de las casas en Inglaterra aumentó un 173% ajustado a la inflación, mientras que los jóvenes apenas han visto aumentar sus ingresos un 19%.

Para paliar esta situación, el Gobierno de Theresa May está trabajando en un recorte de impuestos para aquellos propietarios que vendas sus inmuebles y un plan para construir 300.000 casas nuevas cada año en un esfuerzo por aliviar la crisis de la vivienda en Reino Unido.