Fuente: Ayuntamiento de Barcelona

Fuente: Ayuntamiento de Barcelona

El barrio catalán del 22@ crea escuela. El Ayuntamiento de Barcelona fue uno de los invitados a participar en el acto de colocación de la primera piedra del edificio QH Core, ubicado nuevo barrio de Berlín Quartier Heidestrasse, que ha sido diseñado inspirándose en el distrito más tecnológico de la capital catalana. David Martínez, coordinador de la comisión del 22@ y de BIT Habitat, ha explicado en una mesa redonda los retos a los que se ha sometido el distrito en los últimos años.

Martínez explicó que la “‘smart city’ (ciudad inteligente) es aquella que utiliza conjuntamente las nuevas tecnologías y el conocimiento en el arte de construir ciudades para avanzar hacia un entorno urbano más inclusivo y sostenible”. El proyecto de Barcelona y Berlin comparten características como la mezcla de usos, la densidad y la complejidad urbana, haciendo ambos una apuesta por la movilidad sostenible, la construcción eficiente y la utilización de las nuevas tecnologías para mejorar la vida de los usuarios.

Quartier Heidestrasse es parte del nuevo distrito Europa City (el nuevo centro de Berlín) que se está impulsando en la capital alemana y que se plantea como un barrio inteligente y conectado. Se trata de un proyecto de transformación urbana de 60 hectáreas, que hasta ahora había sido un depósito ferrovial de mercancías.

El nuevo barrio, como en el caso del 22@, ha sido concebido como un espacio innovador donde se apostarán por bicicletas y vehículos eléctricos, coches compartidos o aplicaciones de aparcamiento que resalta la “clara apuesta por la sostenibilidad y la conciencia ambiental”.

La idea nació en 2017, cuando cinco famosos despachos de arquitectos fueron seleccionados para formar parte de un proyecto conjunto en la ciudad de Berlín. Este consistía en el diseño de seis complejos de edificios y una plaza central en el barrio (Quartiersplatz), así como otros espacios abiertos.

Así, se espera que en 2023 Quartier Heidestrasse contará con un gran espacio de oficinas, alrededor de 920 viviendas (una parte de ellas financiadas con dinero público), un gran número de equipamientos comerciales, un centre de día, pequeño comercio, restaurantes y cafeterías.