El éxito de Eduardo Molet radica en la perseverancia, y en su marketing de guerrilla. El presidente de la Red de Expertos Inmobiliarios (REI), autor del libro ‘¡Vendido! ¡Vendido! ¡Vendido!’, afirma que las agencias inmobiliarias necesitan aún mayor profesionalización y que pese a la crisis y al estallido de la burbuja el sector vuelve a cometer los errores del pasado. También asegura que comprar una casa para sacarle rentabilidad mediante el alquiler es el mejor negocio que se puede hacer ahora mismo.

El mercado de la vivienda está saliendo del agujero en el que cayó en 2008-2009 con la crisis económica mundial, que desencadenó en el estallido de la burbuja inmobiliaria que llevó al sector a caer a mínimos históricos en 2013.

En los dos últimos años, y al albor de la normalización del sector, la apertura de nuevas agencias inmobiliarias en las grandes capitales es un hecho palpable, mientras regresa la apertura del grifo hipotecario, lo que anima a las familias y otros consumidores a volver a comprar casas.

“Hay que tener cuidado con cómo afrontamos la recuperación del sector. Sinceramente creo que no hemos aprendido de los errores del pasado, ni de la burbuja inmobiliaria, ni de lo que hemos padecido en la crisis. Rotundamente no”, afirma Eduardo Molet, presidente de la Red de Expertos Inmobiliarios (REI) y director comercial de la inmobiliaria que lleva su nombre.

“Los bancos han vuelto a abrir el grifo de los créditos a las familias al ver como sus inversiones en los países emergentes han mermado, y no sacan el rendimiento deseado. Si es cierto que ya no dan tantas facilidades a los extranjeros y la gente más joven, y que el mercado es muy heterogéneo según la zona de España, pero el ciclo vuelve a repetirse: los bancos vuelven a dar créditos, las inmobiliarias a vender, las familias a comprar y a volver a endeudarse”, concreta Molet.

Una de las cosas que reclama Molet para mejorar el trabajo de las agencias inmobiliarias es la profesionalización del sector. “Hace 16 años fui a EEUU a estudiar cómo funcionaba allí el marketing inmobiliario. El mercado de la vivienda está totalmente profesionalizado y es muy innovador. Los agentes inmobiliarios están obligados a tener una licencia para poder operar. Había una diferencia abismal con España”, rememora el presidente de REI.

“Últimamente la profesionalización está llegando al sector. Las personas que trabajan en nuestro sector son más responsables, pero creo que habría que regularizar el sector mucho más. Aquí, como no hace falta contar una licencia para actuar como agente inmobiliario, cualquiera puede entrar en el sector, montar una inmobiliaria, cerrarla y volver a abrir otra sin ningún problema”, lamenta Eduardo Molet.

“Con la crisis todos hemos aprendido algo. Parece que solo sobrevivieron los más preparados, pero también muchos buenos profesionales se quedaron en el camino. En España cerraron el 80% de las inmobiliarias. Eso fue una tragedia. Mi experiencia personal fue que tenía cuatro oficinas y tuve que cerrar dos. Contaba con 38 comerciales y en los peores años de la crisis mantuve a 12”, comenta el director de inmobiliaria Eduardo Molet.

El éxito basado en el marketing de guerrilla

Eduardo Molet lleva 20 años trabajando en el sector inmobiliario. Ha basado su trayectoria en lo que él llama “marketing de guerrilla”, que explica en su libro ‘¡Vendido! ¡Vendido! ¡Vendido!’, de la editorial viveLibro, que lleva más de 20.000 ejemplares vendidos.

“Yo me di cuenta que la competencia está en la mediocridad. En la excelencia hay poca competencia. Me especialicé en marketing de guerrilla, es un tipo de comunicación no tradicional, que sorprende y que llega al corazón. Conlleva una inversión no muy alta que me ha dado buen resultado”, destaca Molet.

De cara al futuro del sector y del mercado de la vivienda, Eudardo Molet concluye que “ahora mismo comprar una casa para alquiler es el mejor negocio que se puede hacer. Los propios fondos de inversión extranjeros están aconsejando la compra de vivienda en España. Todo apunta a que el sector se va a encontrar con el viento a favor”.