Freepik

Freepik

Cuando llega el buen tiempo a todos nos gusta poder disfrutar de una piscina desmontable en nuestro hogar, ya que de esta manera podemos darnos un chapuzón en cualquier momento del día que lo deseemos y con las ventajas que supone el hecho de no tener que desplazarse a la playa o a una piscina pública.

En la actualidad nos podemos encontrar con una gran cantidad de opciones disponibles entre las que elegir, lo que provoca que haya modelos para todos los gustos, preferencias y necesidades. No obstante, antes de elegir uno u otro hay que tener claro dónde colocar una piscina desmontable.

Para que puedas preparar tu jardín para su instalación hay una serie de consejos y recomendaciones que debes tener en cuenta y de todo ello te vamos a hablar a continuación.

Ubicación de la piscina desmontable

Lo primero que debes hacer a la hora de llevar a cabo la instalación de una piscina es determinar su ubicación. Para no cometer errores en cuanto al lugar en el que irá situada tu piscina desmontable te recomendamos que tengas en cuenta lo siguiente:

  • La instalación se puede llevar a cabo directamente sobre el terreno o sobre una plataforma de cemento u hormigón, que será perfectamente lisa o raseada. En el primer caso será necesario preparar previamente el terreno en función de su inclinación para nivelarlo.
  • Para determinar la mejor ubicación es aconsejable que elijas una zona no inundable con lluvias, de manera que no tengas que preocuparte de la meteorología adversa.
  • Elige una zona que se encuentre cerca de una toma de agua, de un desagüe y de una toma eléctrica.
  • Comprueba que no pasan por el lugar conexiones subterráneas.
  • Busca un lugar en tu jardín que se encuentre protegida del viento y libre de árboles. Esto será recomendable para evitar que la piscina desmontable se pueda ensuciar con hojas, polen…
  • Para conseguir la temperatura del agua más agradable, busca una zona que sea lo más soleada posible.

Teniendo bajo control todos estos tips, podrás encontrar la zona de tu hogar que mejor pueda encajar en estas indicaciones.

Cómo preparar el terreno para la instalación de una piscina desmontable

En el caso de que no cuentes con una superficie completamente lisa, será necesario preparar el terreno, lo que implicará seguir una serie de pasos:

Marcaje

Una vez que se ha determinado el lugar en el que se quiere colocar la piscina desmontable, será el momento de marcar la misma. A la hora de hacerlo cuentas con dos opciones diferentes entre las que elegir:

  • Puedes preparar una subbase de hormigón de la medida que necesites en función de las dimensiones de la piscina a instalar.
  • Tienes la posibilidad de hacer el marcaje directamente sobre el terreno. Para ello te ayudarás de cuatro estacas y una cuerda. En este caso tendrás que dibujar la figura de la piscina y, una vez que hayas acabado de hacerlo, es aconsejable que uses un spray de replanteo o similar y dibujar así el contorno del espacio que estará destinado a la misma.

Nivelación del terreno

En un segundo paso a realizar, es necesario nivelar correctamente el terreno. Es muy importante prestar atención a este aspecto, y conviene asegurarse de que se encuentra debidamente nivelado antes de continuar con la instalación.

Para poder nivelar el lugar en el que se encontrará la piscina, tendrás que retirar el terreno vegetal, debiendo excavar al menos 20 cm de tierra. Deberás retirar y limpiar todo el terreno de raíces, piedras y cualquier otro elemento que pueda llegar a dañar la piscina desmontable.

Un punto muy a tener en cuenta es que es importante que el nivelado se realice cavando tierra donde sobra y nunca añadiendo. Es necesario que el terreno sea sólido y aguante el peso de la piscina una vez que esté llena de agua.

Acabado final

Para finalizar con la preparación del terreno, y sobre todo en aquellas ocasiones en las que vayas a realizar la instalación de manera directa sobre la tierra, es necesario esparcir una capa fina de arena tamizada sobre el terreno, para a continuación regarla y compactarla haciendo uso de un rodillo. Luego tendrás que verificar de nuevo que la superficie está totalmente nivelada.

En el caso de que hayas optado por instalar la piscina sobre una base de hormigón sobre la tierra, el correspondiente vertido de la arena y la compactación posterior tendría que hacerse con anterioridad.

Una vez hechos estos tres pasos, tendrás preparado el espacio en tu jardín para proceder a instalar tu piscina desmontable en las mejores condiciones.

Consejos para la instalación de la piscina

En función del modelo de piscina desmontable que hayas elegido, las instrucciones a seguir pueden variar, debiendo siempre seguir las indicaciones que estén marcadas por el fabricante. En cualquier caso, hay una serie de consejos y recomendaciones que debes tener siempre presentes y que son las siguientes:

  • Para empezar con la instalación de la piscina es recomendable que, antes de ponerte manos a la obra, coloques todos los componentes de la piscina sobre la superficie. Saca todas las piezas incluidas en la caja para que puedas tenerlas a mano según los vayas necesitando. De esta manera podrás agilizar el proceso de montaje y será menos probable que cometas un error.
  • Es imprescindible seguir paso a paso las instrucciones de montaje que estarán incluidas en el embalaje. En función de si tu piscina desmontable es tubular, con estructura metálica…, variarán tanto las indicaciones como el tiempo de montaje. No obstante, en la gran mayoría de las ocasiones no tiene apenas dificultad.
  • Asegúrate de eliminar las arrugas de la lona. Para poder disfrutar de una superficie lisa, una vez que hayas montado la piscina, antes de llenarla, alisa todas las imperfecciones.
  • Hecho lo anterior podrás llenar la piscina asegurándote que la válvula de vaciado esté correctamente ajustada para evitar que haya fugas de agua. Además, comprueba toda la piscina para cerciorarte de que no existe ningún tipo de rasguño o rotura que pueda suponer una pérdida de agua.