Gtres

Gtres

Mañana 8 de marzo es el Día Internacional de la Mujer, una fecha idónea para resumir cuál es la realidad femenina en el mercado del trabajo. Según los datos de organismos públicos y empresas privadas, actualmente las mujeres suponen el 45% de la fuerza laboral, sufren una tasa de paro superior al 18%, acaparan más del 70% de las jornadas parciales y tienen pensiones más bajas que los hombres. A pesar de estar más formadas, ocupan pocos puestos directivos y cobran de media un 29% menos que los varones.

Resumimos de forma sencilla el peso de la mujer en el mundo laboral:

1. 45 de cada 100 ocupados son mujeres

La última Encuesta de Población Activa que ha publicado el INE cifra en 18,998 millones el número de ocupados que había en España a cierre de 2017. De ellos, 8,65 millones son mujeres, lo que significa que suponen el 45% de la fuerza laboral actual del país.

De todas ellas, “un 87,8% son asalariadas (7,5 millones), mientras que el 11,5% de las ocupadas son emprendedoras (casi un millón) y el 0,7% restante (unas 59.000 mujeres) está formado por mujeres que son miembros de cooperativas, que realizan tareas voluntarias o ayudan en el negocio familiar”, explica la consultora Adecco.

2. La inmensa mayoría trabaja en el sector servicios

Otro dato que sirve para contextualizar el papel de la mujer en el mercado del trabajo es que una abrumadora mayoría de trabajadoras ejerce su actividad dentro del sector servicios, el que emplea a más personas en nuestro país. Según Adecco, de los 8,6 millones de mujeres que trabajan, 7,6 millones lo hacen en dicho sector de actividad. Un número que equivale al 88,8% de todas las mujeres ocupadas.

Por otra parte, hay 660.600 mujeres que desempeñan su actividad en la industria (7,7% del empleo femenino), mientras que su peso en la agricultura y la construcción es marginal: 2,3% en el primer caso (con un total de 194.900 personas) y apenas 1,2% en el segundo (las restantes 99.100).

3. Muchas camareras, dependientas, azafatas, médicas, abogadas…

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) clasifica todas las ocupaciones en 10 grandes categorías. De ellas, la más significativa en el empleo femenino es, con diferencia, la de ‘Trabajadores de Servicios y Ventas’, con un 29,4% del total (incluye, entre otras, a camareras, peluqueras y dependientes, pero también a azafatas, bomberos y policías). Hablamos aproximadamente de 2,5 millones de mujeres

La siguiente categoría en importancia, con 1,9 millones de personas, es la de mujeres que realizan tareas ‘Técnicas y Profesionales científicas e intelectuales’, que supone el 22% de todo el empleo femenino. En esta categoría se incluyen, por ejemplo, a ingenieras, médicas, odontólogas, abogadas, economistas, profesoras…

Las tareas elementales (donde se agrupan, entre otras, a empleadas domésticas, limpiadoras, vigilantes…) conforman el tercer grupo con más mujeres, con algo más de 1,4 millones (lo que se traduce en un 16,9% del total).  Es decir que prácticamente 7 de cada 10 mujeres que trabajan lo hacen en una de las esas tres categorías ocupacionales.

4. Sufren más paro y trabajan menos

Las mujeres tienen una tasa de paro superior a la de los hombres, mientras que su tasa de actividad (que mide cuántas trabajan estando en edad de hacerlo) es más reducida. España terminó 2017 con una tasa de paro del 16,55%, la más baja desde 2008, de acuerdo con los datos del INE. Sin embargo, el desempleo afecta más a las féminas, que registran una tasa del 18,35%, frente al 14,97% de los varones.

Además, la Fundación Adecco alerta de que las mayores de 55 años cada vez tienen mayor peso entre las mujeres desempleadas. Ya representan un 12,6%, un porcentaje que está en máximos históricos, mientras que hace una década suponían menos del 6% de los casos.

En el caso de la tasa de actividad, la diferencia de género se amplía: si la media nacional se sitúa en el 58,8%, la tasa de ocupación femenina cae hasta el 53,3%, mientras que la masculina ronda el 65,4%.

5. Acaparan más del 70% de las jornadas parciales

Otro dato representativo de la realidad femenina en el mercado laboral es que aglutinan prácticamente tres cuartas partes de los empleos con jornada parcial. De los 2,8 millones que existían a cierre del año pasado, 2,07 millones correspondían a mujeres, según el INE.

6. Cobran de media un 29% menos

Los cálculos del Sindicato de Técnicos de Hacienda (Gestha), basados en los datos de la Agencia Tributaria, apuntan a que en 2016 las mujeres en España ganaron un 29,1% menos que sus compañeros varones. No obstante, la brecha salarial varía en función de cada comunidad autónoma: en Asturias y Madrid la diferencia supera el 35%, mientras que en Extremadura y Canarias es inferior al 20%.

Por otro lado, el INE afirma que el número de mujeres que cobra menos de 1.000 euros al mes duplica al de los hombres. En cambio, el número de mujeres que ganan más de 2.595 euros al mes es muy inferior. 

7. Hay más ocupadas con educación superior

Otra de las variables que analiza el INE es el nivel formativo de los ocupados. Si nos centramos únicamente en cuántos trabajadores tienen educación superior, descubrimos que el resultado es de 8,12 millones, lo que representa un 42% de los ocupados totales. Y la mayoría son mujeres: 4,18 millones, frente a los 3,93 millones de hombres.

8. Poco peso en los puestos de mando

Las estadísticas también ponen sobre la mesa la existencia real del llamado ‘techo de cristal’. Y es que, aunque las mujeres suponen el 45% de la fuerza laboral, no ocupan ni cuatro de cada 10 altos cargos. Según el estudio que ha realizado KRUK, compañía especializada en la gestión del cobro de deuda, la presencia femenina en altos cargos como CEOs, directivos o managers se sitúa alrededor del 37%. En el caso de los miembros del Gobierno, el peso femenino es del 38,5%, mientras que en las Direcciones Generales se reduce hasta el entorno del 26%.

El peso de la mujer también es reducido en los consejos del Ibex 35: se sitúa en el 21,8%, frente al 30% recomendado por el Código de Buen Gobierno de cara a 2020, de acuerdo con los cálculos de mercado.

Otro dato que viene a demostrar esta teoría es que las mujeres solo presiden uno de cada cinco colegios sanitarios, a pesar de suponer el 70% de los profesionales. En estos colegios encontramos los de enfermería, farmacia, fisioterapia o podología.

9. Solo hay cuatro mujeres entre las 20 mayores fortunas

En el ranking de las 200 mayores fortunas de España que elaboró recientemente el diario El Mundo, solo encontramos cuatro representantes femeninas en los 20 primeros puestos. En la lista, liderada por los empresarios Amancio Ortega (Inditex) y Juan Roig (Mercadona), aparecen Sandra Ortega (heredera de Amancio Ortega, que ocupa el cuarto puesto), Sol Daurella (presidenta de Coca-Cola European Partners, que es sexta), Ana Botín (presidenta de Banco Santander, que ocupa el puesto 13) y Helena Revoredo (presidenta de Prosegur, que ocupa la 16ª plaza).

10. Más pensionistas, pero con una renta más baja

El último dato que nos ayuda a entender la realidad laboral de las mujeres en España lo encontramos en las pensiones. Según los datos de la Seguridad Social, de los 9,57 millones de pensionistas que hay actualmente en España, 4,92 millones son mujeres, frente a los 4,64 millones varones. Y es que dentro de esos pensionistas no solo se tienen en cuenta los jubilados, sino que también incluye a los receptores de pensiones por otros motivos como viudedad.

Los datos también dejan sobre la mesa una brecha en la cuantía recibida: mientras la pensión media de los hombres ronda los 1.150 euros al mes, la de las mujeres equivale a 727 euros. Es decir, es casi un 37% más baja.