idealista apuesta por la sostenibilidad y la protección del medio ambiente, y aporta su granito de arena a la lucha contra el cambio climático con la ‘segunda vida’ de los productos y materiales que utiliza para sus campañas publicitarias en la calle, exactamente con las lonas que cuelgan de las fachadas de los edificios.

“Nos inspiramos en Freitag, una empresa checa que fabrica bolsos, mochilas y complementos a partir de las lonas de camiones usados. Creo que es una iniciativa pionera en España y de la que estamos muy orgullosos”, afirma Fernando Encinar, jefe de estudios y cofundador de idealista.

Una vez que concluye la campaña y se retira la lona del edificio, se lleva a una empresa que trata este tipo de material para convertirlo en bolsas de plástico totalmente diferentes y con un diseño moderno.

“Lo que más nos costó fue encontrar el equipo que convirtiese las lonas en las bolsas. Es un trabajo artesano, cada bolsa se hace a mano, lo que genera empleo local. De momento no se venden, es una iniciativa interna de la empresa”, concreta Encinar.