Imagen de un trabajador en una oficina

Imagen de un trabajador en una oficina

La consultora afirma en un informe que el negocio de contratación de oficinas se contraerá entre el 30% y el 45% hasta finales de 2020, pero que se expandirá un 40% durante el próximo ejercicio. En este sentido, el estudio apunta a cambios cíclicos y estructurales que afectan en estos momentos al mercado global de oficinas, según informa El Economista.

La contracción de casi el 50% es sólo una consecuencia de la ralentización de la actividad provocada por la incertidumbre del coronavirus. De todos modos, la consultora especifica que estas contracciones dependerán también de las zonas y además lanza un mensaje de esperanza: el mercado se expandirá un 40% en 2021.

Con respecto a las rentas, Cushman & Wakefield explica que la buena salud de la que gozaba el mercado antes del comienzo de la pandemia ha minimizado el impacto sobre los niveles de renta, hasta el momento.

«Nuestra lectura en el corto plazo es de mayores niveles de desocupación en Madrid y Barcelona que redundará en un ajuste de rentas moderado, lejos de la bajada de la anterior crisis en los próximos 12 meses», comenta Javier Bernades, socio, miembro del consejo y responsable de oficinas de Cushman & Wakefield en España, a El Economista.

En el informe, la consultora también reconoce que el teletrabajo se duplicará a lo largo de los próximos años, pero explica que esta circunstancia no afectará a la contratación de espacios de oficina. Un argumento que basa en la idea de un impulso de la economía del conocimiento que se materializará en forma de mayor demanda de oficinas.

Cushman & Wakefield realiza estas predicciones en base a un escenario en el que sitúa a España con crecimientos del PIB y crecimientos trimestrales medios del 4% durante 2020, tras una estabilización de la situación a mitad de 2021.