Barcelona/ Alex Rodriguez

Barcelona/ Alex Rodriguez

La lucha por ampliar el parque de vivienda asequible a través de un vehículo público-privado sigue adelante en Barcelona. El último movimiento del Área Metropolitana de Barcelona (AMB) es contar con cuatro candidatos finalistas pata licitar un contrato de 4.554 viviendas de protección oficial que requerirán una inversión de entre 58 millones de euros y 104 millones de euros.

Los candidatos a llevarse el contrato son un consorcio entre Cevasa y Neinor, el grupo Intertrust, VPO Visoren y una sociedad liderada por la constructora catalana Rubau. Las compañías han presentado una fianza, y están a la espera de que el AMB compruebe que se cumplen las condiciones para presentar una oferta, según Expansión.

Este es el segundo intento de la promotora Habitatge Metròpolis Barcelona, una sociedad enteramente participada por el AMB, para levantar el parque de viviendas de protección oficial, ya que en la última ocasión quedo desierto al presentarse solo Cevasa y no cumplir las condiciones.

Ahora, el AMB ha cambiado las condiciones del contrato para hacerlo más atractivo al capital privado. De los 4.554 pisos, 3.298 pisos se levantarán en Barcelona, Sant Adrià del Besòs, Montgat, Sant Boi, Cornellà, Molins de Rei, Sant Andreu de la Barca, Viladecans, Castelldefels y Sant Vicenç dels Horts. Quedan por designar 1.265 viviendas.

La compañía que se lleve el contrato tomará el 50% de la sociedad mixta a cambio de la inversión de hasta 104 millones de euros que se abonará en cuatro etapas. En la primera fase, que arrancará en 2021, se levantarán 640 viviendas y se necesitará una inversión de 12 millones.