El gremio de arquitectos de Madrid elige a su nuevo decano el próximo jueves 12 de noviembre. La moción de censura del pasado 24 de junio provocó la dimisión de Belén Hermida y todo equipo. Tras un año y medio de mandato y verse embarrada en el ‘caso Monasterio’, el prestigio del colegio ha caído en picado.

El Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM) siempre ha sido una institución de referencia, y no solo para defender los derechos del gremio. También ha funcionado como catalizador de los intereses de la arquitectura, el urbanismo y el diseño en la capital. 

Ahora, cuatro candidaturas, bautizadas como +humanA, Sumando COAM, A4C y Renovación COAM, se presentan para tratar de enderezar el rumbo en una legislatura muy corta, de solo año y medio. idealista/news ha hablado con los cuatro candidatos al decanato para conocer sus propuestas y qué futuro quieren para el COAM.

+humanA, cuidarnos para servir

Equipo de la candidatura / +humanA

Equipo de la candidatura / +humanA

La candidatura de +humanA apuesta por Luis Sanz como nuevo decano del COAM. Él  empezó su carrera como arquitecto ligado al sector de la cooperación. “Trabajé durante 17 años en la oficina técnica de cooperación de Panamá y también teníamos desarrollos en Honduras, Costa Rica, Guatemala y Nicaragua. Realizamos desde la recuperación de la zona fortificada de Portobelo, que ahora es Patrimonio de la Unesco, hasta escuelas taller para jóvenes en situación de exclusión. Ahí me curtí. Tenía reuniones con las altas esferas de la administración pero también bajabas al barro y trabajabas enfangado hasta las rodillas. La arquitectura es una herramienta fabulosa para hacer cosas con y por la gente”, asegura el candidato de +humanA.

Tras unos meses en Nueva York en el estudio de Peter Eisenman, Sanz se decepcionó con la arquitectura en mayúsculas de los grandes estudios. “Trabajábamos gratis para alimentar egos y proyectos internacionales que no terminaba de entender”. Decidió entonces continuar con la arquitectura de desarrollo.

Finalmente volvió a Madrid y apoyó el cambio de rumbo que suponía la entrada de Belén Hermida en el decanato del COAM. “Nosotros éramos afines, pero nos dimos cuenta en el momento que llegaron al poder que no podíamos colaborar; todo era opaco y no éramos capaces de sintonizar con el fuego brutal que se lanzaban desde la Junta de Gobierno”. 

Los mimbres para una candidatura alternativa ya estaban. “Tenemos una diversidad clara que queríamos poner al servicio del COAM. En nuestro equipo encuentras arquitectos municipales, arquitectos con estudios pequeños, compañeros especializados en accesibilidad, uno de ellos invidentes, estudios relacionados con la bioconstrucción y la salud”.

Propuestas

“Nuestro nombre, +humanA, cuidarnos para servir, dice mucho de quiénes somos y qué queremos.  Queremos ser un proyecto sanador, donde las personas tienen que estar en el centro”, asegura el candidato.

La candidatura asegura que quiere ir más allá de los temas de siempre, que son la licencia y el visado. “Son temas que hay que tratar, pero tenemos que aceptar la nueva realidad en la que vivimos”, afirma Sanz. 

El candidato resalta cuatro puntos del proyecto que encabeza:

Participación: promueve una plataforma digital para tener un punto de consulta donde se sumen los colegiados.

Ética laboral: Sanz afirma que los estudios de arquitectura explotan a los jóvenes. “No es cierto que aprendan y crezcan a cambio de unos horarios interminables y un sueldo mísero. La realidad es que es una trituradora de carne que se alimenta de nuevos licenciados. Eso hay que cambiarlo”.

Diversidad colegial: el candidato subraya que la referencia de los grandes arquitectos con proyectos enormes no refleja al gremio. “Los campos de la arquitectura ahora están más difusos. El interiorismo, el urbanismo o el diseño son terrenos que hay que aglutinar y considerarlos tan importantes como la arquitectura más tradicional”.

Arquitectura y salud: “Nuestra profesión tiene la obligación de dar una respuesta a la sociedad frente a los problemas sanitarios que tenemos. Nosotros, ni más ni menos que los que hacemos las casas y las ciudades, tenemos que promover y potenciar una arquitectura que vaya entrelazada con la salud”.

Cómo recuperar el prestigio del COAM

Luchar contra el desprestigio sufrido por el Colegio de Arquitectos es el otro pilar de las candidaturas. “No hay soluciones mágicas. Primero vamos a cuidarnos y a asearnos. Yo creo que uno de los errores graves de la Junta de Gobierno fue intentar resolver los problemas sin transparencia. Sin hablar. Sin consultar”, detalla Sanz.

“Hay que calmarse y trabajar con el resto de grupos en los puntos comunes que existen: la formación online, los visados, etc. Pero siempre con respeto entre nosotros para que la imagen del COAM vuelva tener relevancia”, finaliza el candidato.

Sumando COAM, sumando es posible

Equipo de la candidatura / Sumando COAM

Equipo de la candidatura / Sumando COAM

Fernando Landecho encabeza esta candidatura. Arquitecto de 57 años de edad, cuenta con estudio propio desde el año 2000. “Es un estudio de tamaño pequeño, como la mayoría de los estudios de Madrid. Contamos con una horquilla de entre una y cuatro personas contratadas, dependiendo del número de proyectos en los que estemos trabajando a la vez. Básicamente nos dedicamos a la rehabilitación”, asegura el candidato. Landecho empieza a colaborar con el COAM en 2011, “por el interés de participar en la cosa común. Colaborar es algo esencial y eso hace progresar el mundo”, afirma.

El grupo que encabeza es fruto de tres corrientes que se fueron ilusionando en una candidatura abierta que apoyó la moción de censura. “Un grupo que es un fiel reflejo de la manera de ejercer la profesión en Madrid. Hay un arquitecto municipal, una mediadora, compañeros con estudios pequeños y gente asalariada. No somos profesionales que venimos solo de la docencia. Somos variados y desde luego vamos a tomar medidas valientes para que el Colegio se ponga en primera línea de la opinión pública”.

Propuestas

Para Landecho, el sector en Madrid vive una situación de crisis y oportunidad. “Una situación de crisis que ya existía antes de la pandemia ante el alto número de arquitectos, los honorarios que menguan y una demanda en claro descenso; pero también una situación de oportunidad: se introducen importantes cambios tecnológicos y nuevas necesidades debido a la pandemia. Unas necesidades que obligan a los arquitectos a ser de nuevo protagonistas de la ciudad que vendrá”, reflexiona el candidato.

El punto de mira Landecho lo ubica en el replanteamiento de los honorarios del gremio. “Nosotros tenemos trabajo de mucha especialización, de gran responsabilidad y se nos debe pagar de acuerdo a esta responsabilidad. Hay que hacer una labor de difusión de los costes de arquitectos”.

Y hace también hincapié en la formación: “Es una de las claves del Colegio. Que la sociedad nos vea como un colectivo especializado, puesto al día. Cursos de iniciación, especialización y mantenimiento profesional”.

Otros de los puntos clave para esta candidatura son las licencias. “Entendemos que los ayuntamientos tienen que agilizarlas. Tenemos que abrir ese espacio en común, un espacio donde las promotoras y las comunidades de propietarios tienen mucho que decir. Creemos que la Administración tiene pocos arquitectos contratados para la realización de estos proyectos”.

Landecho considera que es necesaria una defensa férrea frente al intrusismo. “Hay sectores aledaños que a veces intentan entrar en nuestro oficio, un gremio tasado y definido por la ley de ordenación de la edificación. La Administración tiene que tratarnos mejor de lo que hace hasta ahora”.

Cómo recuperar el prestigio del COAM

‘Sumando COAM’ cree que la profesión y el Colegio están en un punto de inflexión. “Hay que tirar adelante tras los errores cometidos por la anterior Junta de Gobierno. Faltó comunicación, pero no creo que los compañeros fueran malintencionados. Lo que pasó, pasó. Hay que tener una consideración y respeto y, sobre todo, recoger lo bueno de su trabajo y agradecérselo. Ahora hay que tener no solo un programa sino también decisión y voluntad de buscar el diálogo y el consenso”, asegura el candidato.

Landecho y su equipo marcan como primordial aplicar en el COAM la máxima transparencia: en contrataciones, bolsas de trabajo, listas de peritos, acuerdos de la Junta y la situación económica del Colegio.

A4C, defender, servir, gestionar

Equipo de la candidatura / A4C

Equipo de la candidatura / A4C

La candidatura de A4C la encabeza Javier Alonso. Arquitecto de 51 años, se colegió en el año 2000 y montó un estudio propio con otros socios. “He hecho proyectos en España, Vietnam, China, Uruguay, México o Noruega. Desde viviendas, oficinas o edificios dedicados al sector terciario”, afirma.

Al Colegio lleva ligado más de 20 años, integrado en la Junta de Representantes; además, anteriormente se presentó a otras elecciones. En esta ocasión vuelve a intentarlo abanderando a la candidatura A4C, un acrónimo que no quiere desvelar. “Si gano te digo lo que significa”, asegura a idealista/news.

Presentan una candidatura paritaria y cremallera. Siete hombres y siete mujeres que se intercalan en los puestos. “Todos están por valía pero hay que remarcar el carácter paritario. Todos trabajamos en Madrid. Algunos cuentan con estudios propios, otros son arquitectos municipales y damos el paso porque el Colegio está invadido por la política. Hay mucho intrusismo y muchos intereses particulares”, asegura Alonso.

Alonso reconoce que su candidatura tiene una forma de hacer política más agresiva que la de los otros tres grupos. En las redes sociales usan la foto de una hoguera con el texto ‘Quemar el COAM para renacer de las cenizas’. “Nosotros queremos quemarlo de forma metafórica para rehacerlo de nuevo. El fuego significa purificación y luchamos contra gente que no quiere cambiar nada. Los programas de los demás candidatos siempre dicen lo mismo”, afirma Alonso.

Propuestas

“Para nosotros, lo básico es trabajo, trabajo y trabajo. Sé que es un periodo singular porque solo dura un año y medio; por eso tenemos que ser operativos. Todo nuestro programa gira alrededor de que nuestro trabajo sea más sencillo, más profesional y que llegue más lejos. Así se defiende la arquitectura”, sentencia el candidato de A4C.

Su pilares principales son:

-Innovación digital. La candidatura pide que el COAM se adapte a la realidad actual normalizando los procesos telemáticos.

-Formación útil y práctica. A4C propone que los cursos que se impartan estén adaptados a la realidad de la profesión en pleno 2020 y que los impartan los mejores profesionales, generando sinergias con otras entidades.

-Transparencia. El equipo liderado por Javier Alonso pide una transparencia total para impedir que se establezcan relaciones indebidas que provoquen irregularidades.

Cómo recuperar el prestigio del COAM

A4C asegura que la polémica que ha empañado el prestigio del COAM se veía venir. “Es una forma lamentable de entender la arquitectura. Los profesores de la universidad se trasladaban al colegio para seguir haciendo sus chanchullos. Es el final de un ciclo y por eso damos el paso”, sentencia Alonso.

Renovación COAM, el colegio somos todos

Sigfrido Herráez, candidato de Renovación COAM / Renovación COAM

Sigfrido Herráez, candidato de Renovación COAM / Renovación COAM

La última candidatura la encabeza Sigfrido Herráez. Estudió Arquitectura en la Universidad Politécnica y acabó su formación en 1991. “A los seis meses estaba desarrollando pequeños proyectos en la sierra de Madrid, pero me ofrecieron incluirme en la lista municipal de Madrid del PP y ganamos. Estuve como gestor municipal desde 1991 hasta 2005”, recuerda Herráez. Dos años después de arrancar la última legislatura de Alberto Ruiz-Gallardón como alcalde abandona la política y vuelve a su oficio de arquitecto. “Ahora el estudio realiza obras grandes y tiene bastante actividad”, explica.

Herráez asegura que se presenta como candidato al decanato porque puede aportar una experiencia en la gestión que abarca el ámbito público, privado y el estudio de arquitectura. “Capacidad de gestión. Esa es la diferencia con el resto de candidatos que creo que nos caracteriza. Llevamos más tiempo y ser mayores nos lleva a tener más experiencia” asegura Hérraez.

Propuestas

‘Renovación COAM’ cree que lo más importante es dimensionar el Colegio al momento que vivimos. “No se puede tener el mismo número de trabajadores y de gastos ahora, en plena crisis, que cuando hubo época de bonanza y visábamos mucho. El COAM cuenta con una deuda de seis millones de euros que tenemos que devolver. Lo importante es que no se nos caiga el Colegio, económicamente hablando”, asegura Herráez.

Entre las prioridades de esta candidatura está mejorar el tiempo del visado. “No puede ser que el visado que ahora mismo se produce en el Colegio de Aparejadores tarde un día mientras que a nosotros nos tarda once. Entendemos que eso se tiene que corregir casi de inmediato”, denuncia.

Además, luchará por la recuperación del sistema de honorarios mínimos para tratar de combatir la pérdida adquisitiva que se deja notar cada vez más en el sector.

Herráez hace hincapié en la apertura del sector: “Nuestra profesión se abrirá y compatibilizará cada vez más con ingenieros, ambientalistas e industriales. Estos espacios nos ampliarán las perspectivas y nos ayudará a recuperar una posición que estamos perdiendo frente a otras profesiones”.

Cómo recuperar el prestigio del COAM

Herráez piensa que la anterior Junta de Gobierno se había aislado y que su problema fue la comunicación. “Eran gente capaz y trabajadora, pero se miraban mucho el ombligo y eso ha provocado una pérdida de prestigio de la profesión. Se puede recuperar si gestionamos bien internamente, si ordenamos los números y damos una imagen sólida. Si somos fuertes y estamos unidos internamente seremos más robustos para reivindicarnos fuera”, asegura Herráez.