habitación

En grandes ciudades como Madrid o Barcelona es una práctica cada vez más habitual, nada extraño teniendo en cuenta que el precio del alquiler de un piso se escapa por encima de las posibilidades económicas de muchas personas.

Tipos de contrato de alquiler

Aquellas personas interesadas en disfrutar de un piso compartido, nos podemos encontrar con varios tipos de contrato alquiler habitación, entre los cuales se encuentran los siguientes:

  • Contrato alquiler habitación temporada: Al hablar del contrato alquiler habitación modelo de larga duración, se hace referencia a aquellos arrendamientos que están pensados para ser utilizados por temporadas. En este modelo, que también sirve para los casos de de contrato alquiler habitación estudiante, la duración no está definida por Ley.
  • Contrato alquiler habitación de larga duración: Al hablar de un contrato de alquiler de larga duración nos referimos a aquellos que tienen una duración mínima de 5 años.
  • Contrato alquiler piso compartido: En algunos casos, en lugar de un contrato alquiler habitación vivienda habitual, se opta por el alquiler compartido del piso, caso en el que se debe apostar por otro modelo.

Cómo alquilar una habitación

Buscar cómo alquilar una habitación de una casa es algo cada vez más habitual, ya que muchas personas ven en esta alternativa al arrendamiento convencional una forma de generar ingresos al mismo tiempo que pueden seguir residiendo en la misma vivienda, o dando mayores facilidades a que otras personas puedan acceder a un alquiler.

El alquiler de habitaciones se regula por el Código civil, a diferencia del arrendamiento de las viviendas completas. La principal característica de ello es que la duración del contrato alquiler habitación es exactamente el pactado en el contrato, sin derecho a prórroga por parte del inquilino, como sí sucede si se alquila una vivienda en su totalidad.

Para su alquiler será necesaria la redacción del contrato de alquiler, en el que deben figurar una serie de aspectos fundamentales. También hay que ser consciente de los aspectos fiscales, ya que el arrendador debe declarar a Hacienda el beneficio obtenido por el alquiler de la habitación.

Dudas frecuentes

¿Qué significa alquilar una habitación?

El contrato alquiler habitación supone alquilar una o varias habitaciones de un piso, independientemente de que se viva o no en él, a uno o a varios arrendatarios. Este contrato se encuentra amparado por el Código Civil y se excluye de la Ley de Propiedad Horizontal, porque no se alquilar una vivienda por completo, sino una o varias habitaciones de ella.

¿Cómo hacer un contrato de arrendamiento de habitación?

Un contrato alquiler habitación debe tener una serie de aspectos fundamentales en su redacción, que son:

  • Indicar de manera clara la habitación que ocupará el inquilino.
  • Duración del contrato.
  • Que se establezca el precio y la forma de pago.
  • Que aparezca si existe o no la posibilidad de subarrendar o no la habitación.
  • Señalar el preaviso necesario en el caso de que se desee acceder a la cancelación del alquiler de la misma antes del tiempo que se haya pactado previamente.
  • Deben aparecer reflejados los servicios incluidos en el alquiler, tales como el uso de la cocina, conexión a internet…; y también la manera en la que se reparten los gastos comunes y los gastos extra que pueda llegar a haber.
  • Además, también se suelen incluir normas de convivencia para mejorar la misma entre los diferentes inquilinos.

¿Cómo echar a un inquilino de una habitación sin contrato?

Partiendo de la base que siempre debe haber un contrato alquiler habitación para evitar problemas, es posible que haya habido un contrato de alquiler verbal que está dentro de la legalidad. Sin embargo, diferentes situaciones pueden hacer que se complique la situación.

En el caso de que el propietario tenga alquilada su vivienda a un inquilino sin contrato que no paga, que molesta a los vecinos u otro motivo, puede desalojarlo de diferentes maneras de acuerdo a las causas del desalojo:

  • Por cualquier razón, entre ellas el impago del alquiler, siempre que se le notifique con 30 días de antelación, salvo que se trate de una discriminación ilegal o retaliación.
  • Se puede hacer con 7 días de antelación en los que haya una razón de peso, como puede ser un cambio de cerradura, que cause molestias a los vecinos o un deterioro grave de la vivienda.

En cualquiera de los casos, los pasos a seguir son los siguientes:

  1. Avisar de manera escrita al inquilino que debe abandonar la vivienda y del plazo que tiene para ello. Se suele realizar con un burofax.
  2. Si no da resultado, habrá que recurrir a la vía judicial, debiendo adjuntar Poder General para pleitos, copia de la solicitud del cobro (en caso de impagos), justificantes de impagos en el caso de que sea la razón, y copia de las escrituras de la propiedad de la vivienda.
  3. Al siguiente mes, el inquilino recibirá la notificación de la admisión de la demanda, y la fecha de celebración del juicio. En la notificación aparecerá la fecha de lanzamiento, donde el propietario podrá tomar posesión de su vivienda.

¿Hay que declarar el alquiler de una habitación?

A la hora de hablar del contrato alquiler habitación hay que tener presente que hay algunas dudas habituales, como es la del contrato alquiler habitación declaración renta, es decir, si esos ingresos obtenidos por arrendar parte de la vivienda se deben incluir en la misma, al igual que si se alquila la vivienda en su totalidad.

En este sentido hay que tener en cuenta que, al igual que sucede con el alquiler de una vivienda, es posible restar al que cobras los gastos en los que se han incurrido. Entre los gastos deducibles del alquiler se encuentran los suministros de agua, luz, la comunidad…, siempre que el arrendador sea quién los pague. Si se comparten gastos, no se podrá restar. Asimismo, la cantidad a deducir debe ser proporcional al espacio alquilado.