Pixabay

Pixabay

Artículo escrito por Sandra Barañano, directora técnica de Cuida Tu Casa

Será la Navidad más atípica que se recuerde. Las reuniones entre familiares y amigos estarán limitadas a un número máximo de asistentes, pero es previsible que se produzcan en un contexto en el que las autoridades sanitarias no dejan de recordarnos que los riesgos de contagio de covid en los interiores son mucho mayores que al aire libre.

Y como no todo el mundo tiene la suerte de poder recibir a sus visitas en terrazas, patios o jardines, conviene concienciarse de la necesidad de renovar el aire de los interiores, aunque ello obligue a tomarse el café y el turrón con la chaqueta puesta.

En este sentido, hay que abrir las ventanas como mínimo dos veces al día durante 15 minutos e intentar que circule el aire por toda la vivienda en condiciones normales. Aunque si tenemos visitas y se reúne más gente en casa, habrá que ventilar durante más tiempo, siendo conveniente generar corriente.

Otros consejos pasarían por ventilar más a menudo los espacios húmedos como cocinas y baños cuando se estén usando o tras su uso; no tender la ropa dentro de casa para evitar que esa humedad permanezca en el interior; limpiar y revisar las rejillas de ventilación; o no tapar nunca las rejillas de las cocinas u otros espacios…

Pero en estas fechas que se avecinan también resultan muy habituales las salidas a tiendas, bares y centros comerciales. Pues bien, al margen de estos sencillos y básicos consejos, el Gobierno ya publicó una guía con recomendaciones sobre el uso y mantenimiento de los sistemas de climatización y ventilación de edificios y locales comerciales, estableciendo una serie de criterios técnicos para proteger la salud pública.

Entre las sugerencias destacan algunas como la relacionada con los 12,5 litros por segundo (l/s) y ocupante que como mínimo debe regir a la hora de renovar el aire. También recomiendan verificar que los equipos encargados de la renovación del aire trabajen, al menos, en sus condiciones nominales de diseño y que si el sistema dispone de controles específicos de calidad de aire (sondas de CO2, etc.) se desconecten, dando prioridad al caudal del sistema (por horario). 

La incidencia del virus ha mejorado en buena parte de España a lo largo de las últimas semanas. Pero no debemos bajar la guardia para evitar que, una vez pasada la Navidad, suframos una tercera ola. Y para ello, la ventilación de los espacios interiores durante las reuniones que tendrán lugar en las próximas semanas resultará crucial.