El pleno del Congreso tiene previsto convalidar el Real Decreto-ley para la protección de los consumidores eléctricos que el Gobierno del PSOE aprobó el pasado 5 de octubre. Se establecen nuevos requisitos para poder acogerse al bono social de la luz, como los criterios de renta y de consumo anual, y se amplían las ayudas a la calefacción por gas. El plazo para solicitarlo se ha prorrogado hasta el 31 de diciembre de 2018.

Llega un nuevo Gobierno y vuelven a cambiar los requisitos para poder acogerse al bono social eléctrico, cuando apenas habían transcurridos unos meses para solicitar la anterior ayuda establecida por el Ejecutivo de Mariano Rajoy. El pasado 5 de octubre, el Consejo de Ministros aprobó de Real Decreto-ley 15/2018 de medidas urgentes para la transición energética y la protección de los consumidores, que incluye los requisitos del nuevo bono social.

Para poder acogerse al bono social eléctrico hay tres condiciones indispensables:

  • Que el suministro eléctrico sea para la vivienda habitual del consumidor.
  • Tener una potencia contratada inferior a los 10 kW.
  • Estar acogido a la tarifa regulada, oficialmente el Precio Voluntario del Pequeño Consumidor (PVPC).

El nuevo bono social de 2018 mantiene las bases del anterior, que principalmente establece criterios de renta para dar la ayudas, y determina nuevos límites de consumo de energía anuales.

Según datos del Ministerio para la Transición Ecológica hay cerca de 780.000 bonos activos y unos 1,5 millones de solicitudes para renovar su situación o nuevas peticiones.

Este bono social distingue tres tipos de consumidores que se pueden acoger al él:

Consumidor vulnerable

(25% de descuento en la factura de la luz al mes)

  • Estar en posesión del título de familia numerosa, para la que no hay distinción por criterio de renta. Su límite máximo de consumo anual llega a los 4.140 Kw/h.

  • Que el consumidor o miembros de la unidad familiar sean pensionistas percibiendo la cuantía mínima vigente, y no perciban otros ingresos cuya cuantía agregada anual supere los 500 euros. Su límite máximo de consumo es de 1.932 Kw/h anual.
  • Que la unidad familiar sin hijos (o persona individual) no supere 1,5 veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) de 14 pagas, es decir unos 11.279 euros/año. El límite máximo de consumo pasa a 1.380 Kw/h anual.
  • Que la unidad familiar con un menor no supere 2 veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) de 14 pagas, unos 15.039 euros/año. Su límite máximo de consumo anual llega a los 1.932 Kw/h.
  • Que la unidad familiar con dos menores no supere 2,5 veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) de 14 pagas, unos 18.799 euros/año. El límite máximo de consumo pasa a 2.346 Kw/h anual.

Estos límites de renta se incrementan en 0,5 puntos para casos especiales como familias monoparentales, alguno de los miembros de la unidad familiar tenga discapacidad reconocida igual o superior al 33%, víctima de terrorismo o de violencia de género.

Consumidor vulnerable severo

(40% de descuento en la factura de la luz al mes)

Si a las condiciones anteriores de renta, se une que el salario que perciben los consumidores vulnerables es la mitad de los umbrales anteriores se amplía el descuento.

También se les considerará consumidores vulnerables severos a aquellas familias numerosas cuya renta anual no supere los 15.039 euros y a los pensionistas que no ingresen por encima de los 7.520 euros anuales.

Consumidor en riesgo de exclusión social

(descuento del 100% de la factura)

Será considerado en riesgo de exclusión social el consumidor vulnerable severo que sea atendido por los servicios sociales que le ayuden en el pago de al menos el 50% de la factura y durante un periodo de cinco meses. A este colectivo, las compañías no podrán cortarle el suministro.

Dónde pedir el bono social eléctrico

Las empresas comercializadoras, desde las más grandes como Endesa o Iberdrola , a las más pequeñas, tienen habilitadas en sus páginas web formularios para solicitar la ayuda del bono social. Además, todas las compañías deberán tener a disposición un número de teléfono para atender estas solicitudes. También se puede hacer por correo postal, por fax o mail que informen las comercializadoras, y hasta en persona, en las oficinas de atención al consumidor que tengan habilitadas.

Por lo general hay que acreditar los datos de la unidad familiar, a través del libro de familia, y los datos del empadronamiento, ya que toda la unidad familiar debe convivir en el mismo lugar. Los datos de la Renta serán confirmados por el Ministerio para la Transición Ecológica y Energía a través del Ministerio de Hacienda. Y toda la información pertinente para acreditar los casos de ayudas especiales.

Para aquellos que ya disfrutaban del bono social no deben dormirse en los laureles. Han de solicitar la renovación de sus condiciones antes del 31 de diciembre, si siguen cumpliendo con los nuevos requisitos.

El bono social térmico (o de calefacción)

La ayuda al consumo de la calefacción ya sea por gas natural, gas butano, etc. es nueva en este Real Decreto. Será el Estado el que sufrague directamente la ayuda, y no hará falta hacer una nueva solicitud, ya que tendrán derecho a este bono social térmico todas las familias que sean beneficiarias del bono social eléctrico.

Los porcentajes de descuento sobre la factura del gas no están aún fijados, pero estarán supeditados al grado de vulnerabilidad y a la zona geográfica en la que se encuentre la vivienda. Se ha establecido un mapa con seis áreas climáticas de distinta intensidad, desde las más frías a las más cálidas, para dar las ayudas.