El Tribunal Supremo ha condenado al expresidente de Sanitas, Marcial Francisco Gómez Sequeira, al pago de 4,2 millones de euros de indemnización por dos delitos contra la Hacienda Pública por no hacer declarado en el IRPF la ganancia obtenida por la venta de acciones de la compañía tras su venta a la multinacional BUPA Internacional en 1988.

La Sala de lo Penal ha fijado una indemnización de 4.237.951 de euros en concepto de responsabilidad civil y que tendrá que abonar el expresidente de Sanitas a Hacienda al estimar parcialmente el recurso de casación planteado por la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT) contra la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid, que había fijado dicha indemnización en 287.510 euros.

En su recurso la Agencia Tributaria había solicitado que se recalculara la pena y la responsabilidad civil, pero la Sala sólo admite la pretensión de la AEAT en esta última materia, ya que no existen condicionantes para incrementar las cantidades fijadas como indemnización a cargo del acusado, corrigiendo la evaluación realizada en la sentencia recurrida

La Sala también estima parcialmente el recurso de casación planteado por el expresidente de Sanitas y modifica las penas al considerar que cabe aplicar una doble rebaja de la misma por la atenuante cualificada de dilaciones indebidas por “lo desmedido” de los retrasos producidos en la tramitación de esta causa. Así, cada una de las dos penas de un mes y un día de arresto mayor que le impuso la Audiencia Provincial de Madrid se sustituyen por una multa de 601 euros para cada uno de los dos delitos contra la Hacienda Pública por los que fue condenado.

La modificación afecta a la cuantía de las multas por las cuotas defraudadas en los ejercicios 1990 y 1992, que se rebaja de 115.000 euros a 75.000 euros, en el primero de ellos, y de 145.000 euros a 80.000 euros en el segundo.

¿Cómo se declara la venta de acciones en el IRPF?

Las acciones sólo tributan cuando se venden. Y tributa en la base del ahorro como una ganancia o pérdida patrimonial, a un tipo mínimo del 19% para los primeros 6.000 euros, del 21% para los siguientes 44.000 euros y del 23% para la cantidad que exceda de 50.000 euros. El importe que tenemos que incluir en el IRPF es el resultado de restarle al precio de venta, el precio de compra y los gastos asociados a la venta y a la compra (corretajes). El importe recibido por la venta de acciones no está sujeto a retención.

Por ejemplo, si compramos acciones por valor de 3.000 euros (neto de gastos) y las vendemos por 4.000 euros (neto de gastos) obtendremos unas plusvalías de 1.000 euros, que tributarían a un tipo del 19%, de lo que resultaría una cuota de 190 euros.