Foto: Vía Célere

Foto: Vía Célere

Que la sociedad evoluciona a marchas forzadas es obvio. Y que nuestro entorno y nuestras necesidades cambian con esas evoluciones, también. Por eso, las viviendas ideadas en los años 50 no tienen nada que ver con las pensadas en los 80 ni tampoco, con las promociones que se construyen actualmente, que tienen la vista puesta en el futuro.

Atrás quedaron las viviendas plurifamiliares con nulos espacios comunes en los que los vecinos pudieran compartir vivencias: hemos pivotado de las construcciones con patios para los vecinos, a las que disponen de piscina, zonas ajardinadas y canchas de tenis y pádel.

Y ahora, la arquitectura y los diseñadores dan un paso más allá, eso demuestra por ejemplo, lo que ha diseñado Virginia Gasch, a través de su estudio VG living, para la promotora Vía Célere en el barrio de Villaverde (Madrid). Allí se han previsto desde un gimnasio a la última, pasando por un salón de belleza, una casa para invitados, una zona gourmet e incluso, un innovador espacio de juegos infantiles. Todo pensado para resolver las necesidades de las viviendas, para facilitar su día a día.

Porque, ¿cuántas veces has querido organizar una fiesta en casa y no tenías suficiente espacio? ¿y el cumpleaños de los niños? Es por eso que los nuevos edificios apuestan por equiparse de dotaciones para resolver estas demandas: “Es una tendencia al alza, se trata de aportar mayor valor a los residentes y por eso se ofrecen estos novedosos servicios: garajes de diseño con iluminación LED; la ‘guest house’, que permite a los propietarios poder alojar a invitados dentro del conjunto residencial… Se trata de dotar a las promociones de espacios funcionales que resuelvan las necesidades de los clientes”, explica Gasch.

Pero, ¿asistimos a una moda o es algo que ha venido para quedarse? “Una tendencia clara de la sociedad es la falta de tiempo, ya vivan solas, en pareja o en familia. Vía Célere está apostando por conseguir que todas estas personas dispongan de múltiples funcionalidades en su misma comunidad para ahorrar tiempo de desplazamientos a sus clientes. Además, las calidades de estos espacios invitan a su uso, incluso por encima de otras opciones que puedan encontrar fuera de la comunidad. Es el caso de los gimnasios, la sala de estudio o de las salas infantiles, que además, aportan a los padres la seguridad de que sus hijos están en un entorno conocido y protegido”, añade la interiorista.

Foto: Vía Célere

Foto: Vía Célere

Otra tendencia es la de optimizar el espacio destinado a la intimidad en la vivienda particular: si dispone de un espacio en tu residencia para celebrar reuniones o alojar invitados, te permite ampliar el uso que das a las habitaciones en tu casa.

Para que estos nuevos espacios funcionen deben, por un lado, resolver las necesidades del residente y además, su diseño debe estar cuidado. No todo vale: de ahí por ejemplo que en la sala gourmet de esta promoción se encuentre todo lo necesario para celebrar un evento (cocina, micro, vitrocerámica, nevera, lavavajillas, zona de almacenaje…). También, la zona infantil de juegos, diseñada como una nave espacial, está pensada para que los niños y adolescentes no quieran salir de ella, con lo último en juegos y además, una zona de estudio más tranquila, donde pueden recibir, por ejemplo, clases particulares.

Foto: Vía Célere

Foto: Vía Célere

¿Cómo serán, entonces, las viviendas del futuro? ¿Tendemos a tenerlo todo en el complejo residencial? Al parecer, sí: “La versatilidad y la sostenibilidad son características fundamentales de los complejos residenciales del futuro, que son amables con las personas que viven en ellos y con el medio ambiente. Están pensados  para ofrecer la mayor calidad de vida posible y la posibilidad de hacer vida en comunidad. El residencial del futuro cuenta con espacios que se adaptan a las necesidades de sus propietarios. Además, son edificios de bajo consumo y altamente aislados. También son viviendas con tecnología de última generación. Este tipo de complejo está pensado para ofrecer todos los servicios necesarios para que sus residentes disfruten de una amplia oferta de actividades sin salir de su urbanización”, finaliza.