Pixabay

Pixabay

En España hay más de 3,3 millones de autónomos; es decir, en lugar de trabajar por cuenta ajena tienen su propia empresa o negocio. A pesar de que tienen más complicado conseguir financiación para comprar una casa, es una misión posible. Repasamos las claves de las hipotecas para autónomos, los requisitos que suelen pedir los bancos y qué documentacón hay que presentar.

¿Por qué pedir una hipoteca para autónomos es más complicado?

Cuando vamos a solicitar una hipoteca, una de las primeras cosas que el banco nos va a pedir es un contrato de trabajo y su correspondiente nómina. Sin embargo, en el caso de los autónomos (personas que trabajan por cuenta propia), no existe ni contrato de trabajo ni nómina fija, ya que los ingresos dependen de la actividad que se realice cada mes.

En otras palabras, los autónomos no van a tener un salario fijo todos los meses, y eso es algo que, en principio, puede ser percibido por los bancos como un elemento de mayor riesgo a la hora de conceder una hipoteca.

Sin embargo, esto no significa que los autónomos no puedan acceder a una hipoteca. Simplemente, van a tener que demostrar a la entidad bancaria que cuentan con la solvencia económica necesaria como para asegurarle que pueden hacer frente al préstamo sin problemas.

¿Cuáles son los requisitos de una hipoteca para autónomos?

En realidad, los requisitos que los bancos van a pedir a un trabajador por cuenta propia no van a ser muy distintos de los que piden a uno que trabaje por cuenta ajena. Lo que van a mirar es el perfil como cliente y que, en conjunto, sea un perfil solvente que pueda hacer frente a la devolución del préstamo sin caer en impagos.

En este sentido, un elemento importante a la hora de buscar hipotecas para autónomos es comparar hipotecas y comprobar que se cumplen con los requisitos que, como cliente, los bancos solicitan en cada caso.

Algunos de los requisitos más importantes que los bancos van a tener en cuenta a la hora de conceder una hipoteca para autónomos son los siguientes:

Ingresos estables durante un período de tiempo largo

Los trabajadores autónomos no tienen un salario fijo. Sin embargo, dependiendo del negocio o trabajo que realizan, pueden tener unos ingresos más o menos fijos cada mes. Esto es algo que los bancos van a valorar positivamente a la hora de conceder una hipoteca a un autónomo, ya que permite prever que esos ingresos se mantendrán estables a lo largo del tiempo igual que lo han sido con anterioridad.

La antigüedad del negocio también es clave

Otro aspecto muy importante a la hora de conceder una hipoteca para autónomos es que el negocio en el que se trabaja cuente con bastantes años a sus espaldas. En otras palabras, los bancos valoran positivamente los negocios que se han mantenido a flote durante mucho tiempo, ya que es una señal de que el negocio tiene resiliencia y capacidad de adaptación a los cambios, lo que se interpreta como una garantía a la hora de mantener estables los ingresos y la capacidad de pago de las cuotas de la hipoteca.

No tener deudas

Aunque no es imprescindible, uno de los elementos que los bancos valorarán positivamente a la hora de conceder una hipoteca es que el solicitante no tenga otras deudas a las que hacer frente. Esto es aplicable tanto para autónomos como para trabajadores por cuenta ajena. En general, a los bancos no les gustan los perfiles endeudados, ya que suponen mayor riesgo que los clientes que no tienen otras deudas a sus espaldas. Si solicitas una hipoteca siendo autónomo y presentas un perfil sin ningún tipo de deudas en tu haber es mucho más probable que te concedan el préstamo.

Historial crediticio libre de impagos

Otro factor que nos va a ayudar a la hora de obtener una hipoteca para autónomos es contar con un historial crediticio libre de impagos. Es decir, que no hayamos dejado de pagar las cuotas de otras hipotecas o préstamos de otro tipo nunca a lo largo de nuestra vida.

Contar con ahorros

Esto es algo común a todas las hipotecas, tanto si se es autónomo como si no. Los bancos no suelen financiar el 100% de la compra de la vivienda, solo en torno al 80%. Por ello, vamos a necesitar contar con ahorros para pagar el resto de la casa y los gastos asociados al proceso. En general, cuantos más ahorros tengamos mejor, ya que eso implica que la hipoteca que vamos a pedir será más pequeña y, con ella, las cuotas a las que tendremos que hacer frente. Esto es percibido por el banco como algo positivo, ya que, al tener cuotas más pequeñas y una deuda en conjunto menor, las posibilidades de impago son también menores.

¿Qué documentación necesita un autónomo al pedir una hipoteca?

A la hora de pedir una hipoteca, la documentación es siempre un elemento clave que debemos de tener en cuenta. De hecho, en el caso de pedir una hipoteca para autónomos, esto es quizás todavía más importante, ya que será supervisado de forma más minuciosa que otros al ser considerado de mayor riesgo al tratarse de un solicitante que no cuenta con un trabajo asalariado y con unos ingresos fijos.

La documentación que debemos llevar para solicitar una hipoteca para autónomos es la siguiente:

  • Resumen contable de la empresa: Puede que se presente de forma conjunta al dossier informativo, aunque a veces los bancos lo piden por separado. Se trata de un documento en el que se especifica la contabilidad de la empresa o de la actividad como autónomo. Suele incluir los últimos modelos trimestrales del IRPF e IVA, el resumen anual, etc.
  • Información fiscal: Aunque el dossier informativo de nuestro negocio es importante, la entidad bancaria querrá la documentación oficial. En este sentido, se solicitará la última declaración del IRPF, que es documento que le va a permitir al banco comprobar los ingresos reales que tenemos como autónomo.
  • Informe de vida laboral actualidad: Se trata de un documento que los bancos van a solicitar tanto a autónomos como a trabajadores por cuenta ajena. Sin embargo, en el caso de los autónomos, suele tener todavía más relevancia, ya que especifica no solo nuestro recorrido profesional, sino también la antigüedad de nuestra actividad laboral o negocio.

Cómo pedir una hipoteca siendo autónomo paso a paso

Los pasos que debemos seguir a la hora de pedir una hipoteca para autónomos no serán diferentes de los solicitantes que tengan un trabajo por cuenta ajena. En este sentido, el proceso que debemos seguir es el siguiente:

  1. Asegurarnos de cumplir los requisitos para el producto hipotecario que vamos a solicitar. En este sentido, es indispensable comparar hipotecas previamente para encontrar aquella que mejor se ajusta tanto a nuestras necesidades como prestatario como a los requisitos que el banco exige a sus clientes.
  2. Escoger varias hipotecas que podrían interesarnos y contactar con los bancos correspondientes para negociar las condiciones de la contratación.
  3. De entre todas las ofertas de los bancos, escoger la que más nos conviene.
  4. Entregar la documentación requerida, realizar la tasación de la vivienda e iniciar los trámites de la solicitud.
  5. Una vez que tengamos el contrato, revisarlo de forma detallada y línea por línea. En el caso de que algo no nos termine de encajar (o que simplemente no lo entendamos) revisarlo con el banco.
  6. Finalmente, confirmar el día de la cita de la firma de la hipoteca y realizar la firma ante un notario el día estipulado.

Por tanto, el proceso es el mismo que cuando solicitamos una hipoteca por cuenta ajena, aunque lo más importante será tener en cuenta el primer paso: asegurarnos de cumplir con los requisitos que el banco exige, ya que será el elemento que más puede influir en la concesión del préstamo cuando se trata de un autónomo y no de un trabajador asalariado.