Gtres

Gtres

El incremento patrimonial que ha tenido el heredero por la herencia de una vivienda constituye hecho imponible en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, de modo que la adquisición mortis causa en sí misma no dará lugar a tributación en el IRPF, tal y como señala Sergi Cebrian Burguete, socio de EY en el área de People Advisory Services.

Por el contrario, la titularidad del bien inmueble (o de un derecho real sobre el mismo) pueda dar lugar a implicaciones en el IRPF. En este sentido, la tributación en este impuesto puede diferir en función del uso o de la finalidad a la que se destine dicho inmueble.

En el supuesto en el que inmueble heredado no constituyese la vivienda habitual del contribuyente, no estuviese afecto a actividades económicas y, por último, no se encontrase arrendado, se generaría una renta presunta denominada imputación de renta inmobiliaria que quedará sometida a tributación en la base general del IRPF.

En dicho sentido, deberá ser objeto de declaración la cantidad que resulte de aplicar el 2% al valor catastral, determinándose proporcionalmente al número de días que corresponda en el período impositivo. En el caso de que el inmueble heredado se encuentre en un municipio en el que los valores catastrales hayan sido revisados, modificados o determinados mediante un procedimiento de valoración colectiva que haya entrado en vigor en el ejercicio 2020 o en el plazo de los diez períodos impositivos anteriores, el porcentaje será el 1,1%.

Si, por el contrario, el inmueble heredado hubiese estado arrendado, el contribuyente deberá declarar el rendimiento de capital inmobiliario obtenido. Para la determinación del rendimiento neto del capital inmobiliario el contribuyente podrá deducirse de los rendimientos todos los gastos necesarios correlacionados con la obtención dichos rendimientos, incluidas las cantidades destinadas a la amortización del inmueble y demás bienes cedidos con éste.

Adicionalmente, si el inmueble arrendado es destinado a vivienda, el contribuyente puede aplicar una reducción en el IRPF del 60% sobre el rendimiento neto positivo declarado.

Si ha heredado un derecho real sobre el inmueble, como por ejemplo el usufructo, debe saber que los rendimientos anteriormente descritos serán imputables a Ud. en calidad de usufructuario.

En qué casilla de la renta se pone la venta de una vivienda

Si en 2020 vendiste una casa heredada tienes que incluirlo ahora cuando hagas la declaración de la renta. 

Desde el REAF del Consejo General de Economistas explican que “la venta de una vivienda genera una ganancia o pérdida patrimonial”. Esto se rellena en la página 16 del modelo. En la casilla 1627 tienes que consignar el tipo de elemento patrimonial de que se trate (en este caso, señalar que se trata de un inmueble) y rellenar las fechas y los valores de transmisión y adquisición:

El valor de transmisión se consigna en la casilla 1633.

El valor de adquisición en la casilla 1637. Esto es igual para todas las CCAA.