Los diseñadores del Croft Lodge Studio han conseguido algo que parecía imposible: reconvertir un edificio en ruinas de finales del siglo XVII en un moderno hogar conservando su fantasmagórico encanto. El proyecto ideado por los arquitectos Kate Darby y David Connor consistía en recubrir los restos aprovechables de la antigua casa de campo con un envoltorio moderno a basa de cristal y planchas metálicas.

La rehabilitación de esta propiedad de más de 300 años de antigüedad y apenas 115 m2 situada en el área rural británica de Herefordshire ha costado menos de 200.000 euros. El ingenioso proyecto ha conseguido hacerse con el premio ‘Small Projects 2017’ de la publicación Architects’ Journal.

Kate Darby Architecture

Kate Darby Architecture

Kate Darby Architecture

Kate Darby Architecture

Kate Darby Architecture

Kate Darby Architecture

Kate Darby Architecture

Kate Darby Architecture

Kate Darby Architecture

Kate Darby Architecture

Kate Darby Architecture

Kate Darby Architecture

Kate Darby Architecture

Kate Darby Architecture