Viajar en caravana es toda una experiencia. Disfrutar sin las ataduras a las que obligan los hoteles u otras formas de alojamiento es algo muy valorado por quienes viajan de esta forma. Es lo más parecido a tener una casa sobre ruedas.

Una caravana significa la posibilidad de viajar en libertad y abrir el abanico de opciones para hacer lo que apetezca en cada momento sin tener que seguir rutas preestablecidas. También, siendo prácticos, permite llevar muchos más objetos y complementos de los que se transportan viajando en tren o en avión. Además, viajar de este modo también hace disfrutar de unas vacaciones más ecológicas, en las que usar menos recursos y en contacto directo con la naturaleza.

A pesar de todas estas ventajas, no todo el mundo puede tener su propia caravana, bien por su coste, bien porque no disponen de un espacio adecuado en donde guardarla cuando no la usan. Por eso, existen alternativas muy interesantes para conseguir una caravana de forma más sencilla; por ejemplo, transformando tu coche. Y aquí os vamos a enseñar algunos ejemplos.

Un remolque ligero y liviano, pero con todas las comodidades

Polydrops

Polydrops

Con un peso de casi 360 kilos y algo más de 3,5 metros de largo, os presentamos un innovador y original remolque, bautizado con el nombre de Polydrop. Su creador es el diseñador arquitectónico Kyung-Hyun Lew, que se preocupó por conseguir una alternativa a las caravanas convencionales, liviana, fácil de manejar y completa.

De hecho, a pesar de sus pequeñas dimensiones y de su escaso peso, Polydrop aloja cómodamente hasta dos personas. Ello hace de esta minicaravana el complemento ideal para cualquier viajero minimalista que no necesite grandes lujos, pero sí quiera contar con todo lo esencial.

Polydrops

Polydrops

El diseñador realizó su primer prototipo en 2017, y era tan ligero que pudo viajar durante todo un año con él enganchado a un pequeño automóvil de 4 cilindros. El uso le hizo plantear algunas mejoras que incluyó en las versiones posteriores, como la que acaba de salir al mercado y que está recibiendo muy buenas valoraciones.

Sus características son asombrosas a pesar de su pequeño tamaño. Dentro de la cabina de madera atornillada al marco de aluminio hay un colchón en el que caben hasta dos personas, tres secciones de cubículos de almacenamiento, dos salidas USB y un techo ventilado. El interior está iluminado con iluminación led empotrada, y un aislamiento grueso protege a los habitantes de todo tipo de clima y ahorra energía. La calefacción controlada por un termostato, la iluminación y el sistema electrónico están alimentados por un panel solar.

Pero esto no es todo, ya que el Polydrop también cuenta con cocina para conexiones eléctricas, así como dos cajones de almacenamiento en la parte trasera. Una pega es que no cuenta con un baño y, si se pretende comer sentados ante una mesa, es necesario llevarlas separadas en el coche o encontrar un espacio externo adaptado, como un merendero. 

En definitiva, para los viajeros discretos que huyan de los lujos y a los que les baste con un lugar para descansar y algo de almacenamiento, el Polydrop es una buena elección, con la que lanzarse a la carretera sin miedo a no encontrar un lugar en el que dormir o descansar. La simplicidad con un diseño elegante y moderno es perfecta para aquellos que buscan algo no tan voluminoso como un remolque de viaje tradicional, pero más cómodo que una tienda de campaña.

Si te decides, el Polydrop se adquiere por internet al precio de 9.000 dólares (poco más de 8.000 euros), con una fianza de 6.000 dólares (unos 5.300 euros).

Un invento suizo para olvidarte de los hoteles

SwissRoomBox

SwissRoomBox

Otra alternativa muy interesante es un invento llamado SwissRoomBox, que consiste en algo tan sencillo como una maleta que transforma el coche en una autocaravana.

Con este ingenioso invento es posible convertir un coche, sea del tamaño que sea, en una auténtica minicasa sobre ruedas, ya que dispondrás de los elementos necesarios para viajar sin preocuparte de buscar un sitio en el que alojarte. Entre las comodidades que ofrece tenemos una habitación y una práctica mesa, sin olvidar una pequeña cocina, un comedor e, incluso, una ducha.

La empresa suiza que lo diseñó dijo que se trata de una fusión entre la simplicidad de una maleta, el genio de una navaja del país y la esencialidad de una caravana. Sus dimensiones cuando está plegada hacen que sea muy fácil transportarla, ya que ocupa el mismo espacio que una maleta grande y pesa poco, entre 30 y 60 kilos, según la versión. De esta forma es posible transportarla hasta en el más pequeño de los coches.

Además, montarla es bastante sencillo, por lo que en menos de 30 minutos se dispone de una cama doble en la parte posterior del vehículo. De él se extrae también otro módulo con el fin de usarlo como mesa exterior, para un máximo de cuatro personas.

Existen diferentes versiones, aunque todas tienen en común la facilidad para el transporte y el montaje. Las más completas ofrecen toda una serie de accesorios, como colchones inflables o estufa de gas. El precio también varía en función de los extras que incorpore, y oscila entre los 1600 y los 5800 euros.

Si siempre has soñado con una caravana y nunca te has lanzado, quizás con estos novedosos y cómodos modelos te decidas a iniciar una nueva forma de viajar. Si lo pruebas, tal vez no vuelvas a viajar de otra forma. ¿Te arriesgas?