La socimi catalana Colonial desinvierte en activos no estratégicos. La compañía ha vendido una cartera de siete edificios de oficinas y otro inmueble en construcción, todos ellos ubicados en Madrid, a Catalana Occidente y los fondos Tristan y Real I.S, por un importe de 441 millones de euros, según informó la compañía.

Los inmuebles construidos proceden todos ellos de la cartera que aportó Axiare, la socimi con la que Colonial se fusionó tras hacerse con su control a través de una OPA. “Las ventas se centran en activos no estratégicos y maduros de Madrid y se realizan en un momento óptimo de mercado”, explican desde el grupo.

Los activos transaccionados cuentan con una superficie bruta alquilable de 106.574 m2 y se encuentran ubicados en su gran mayoría (91%) fuera del distrito central de negocios de la ciudad. Los edificios vendidos son activos no estratégicos para la compañía fuera de la M-30 , activos maduros y un proyecto en la zona de Castellana Sur / Mendez Álvaro.

En cuanto a su operación con grupo Catalana Occidente, Colonial ha alcanzado un acuerdo para vender un proyecto llave en mano de más de 20.000 m2 en el solar que adquirió en el marco del proyecto Alpha-III, el pasado mes de enero. El proyecto se ubica en el mercado de oficinas de Méndez Álvaro y permitirá consolidar la zona de Castellana Sur con la ocupación del edificio por parte de una gran corporación.

Asimismo, Colonial empezará la construcción del otro gran proyecto “Méndez Álvaro Campus” en los próximos meses. El proyecto tiene una superficie sobre rasante de 90.000 m2 y albergará el mayor complejo de oficinas dentro de la M-30

“Los fondos recibidos por las desinversiones se destinarán principalmente a financiar la cartera de proyectos de oficinas de alta calidad, así como al programa de adquisiciones de la compañía”, añaden desde Colonial. La compañía de Pere Viñolas está centrada en gestionar una cartera a edificios de oficinas situados en el centro de las ciudades de Madrid, Barcelona y París.

Con los fondos recibidos por las desinversiones, Colonial financiará la cartera de proyectos de oficinas de 320.000 m2 de superficie, así como al programa de adquisiciones de la compañía. El endeudamiento neto del grupo tras la desinversión de estos activos se situará claramente por debajo del 40%.