Colliers busca ganar capilaridad en Cataluña. La multinacional canadiense ha adquirido la división inmobiliaria de la consultora barcelonesa Niöra Real Estate. Colliers lleva a cabo esta operación después de comprar el pasado febrero a la consultora Irea.

Niöra, con oficinas en Barcelona y Madrid, es propiedad de Levante Capital, family office liderado por Alicia Arboix. Colliers se ha hecho con su brazo inmobiliario y ha absorbido a los cinco trabajadores que, bajo la dirección de Germán Fernández, conformaban el equipo. El importe de la compra no ha trascendido.

Así, la presencia de Colliers en Barcelona, que estaba compuesta por un equipo de dos personas y con un volumen de negocio del 1% de los ingresos de la consultora en España, quedará reforzada tras la compra. Tras la integración de Niöra, se prevé que esta cifra alcance el 10%.

Asimismo, Mikel Echevarren, máximo representante de Colliers en España, señala que la operación se ha llevado a cabo porque apuestan “a medio y largo plazo por Cataluña y a corto plazo por las oportunidades de negocio en la Comunidad Valenciana y Baleares”.

En conjunto, Colliers International, que tiene su sede central en Toronto, facturó el pasado año 2.340 millones de euros en operaciones de asesoría e intermediación. La compañía cotiza en el Nasdaq, tiene presencia en 69 países y cuenta con más de 15.000 profesionales repartidos por todo el mundo.