Habitissimo

Habitissimo

¿Quieres dar un nuevo aire a tu salón, pero tu presupuesto es muy ajustado? No te preocupes, con solo 1.000 euros (y en algunos casos mucho menos) puedes conseguirlo sin obras, sin suciedad y en muy, muy poco tiempo. Nos ponemos manos a la obra.

1. Una mano de pintura

Habitissimo

Habitissimo

Es la reforma más básica, cierto, pero la pintura es capaz de hacer maravillas y conseguir que tu salón se vea muy diferente. Puedes, simplemente, cambiar el color. Pero también puedes usar un tono diferente o una pintura decorativa en una de las paredes para resaltarla o dar mayor profundidad al salón. Por menos de 1.000 euros es más que posible.

2. La magia del papel pintado y los revestimientos

Habitissimo

Habitissimo

Con pintura es sencillo conseguir que una zona de tu salón destaque, pero si de verdad quieres que sea protagonista, opta por otro tipo de revestimiento. La ventaja del papel pintado es que lo puedes encontrarlo con miles de motivos y acabados diferentes. Incluso los hay texturizados o que imitan perfectamente piedra o madera.

Si lo prefieres, puedes revestir esa pared que quieres resaltar con otro tipo de materiales, desde corcho a madera, tableros OSB o piedra artificial. Quedarán perfectos en la zona del sofá o del comedor y tu salón ofrecerá una imagen mucho más actual.

3. Cambia el suelo

Habitissimo

Habitissimo

Hay soluciones perfectas para el salón, rápidas de instalar, muy vistosas y, lo más importante, económicas. Si no quieres complicarte, opta por los suelos vinílicos, autoadhesivos o en clic, se colocan sin ningún problema sobre el viejo suelo. Imitando madera en diferentes acabados quedarán perfectos en tu salón. Y son muy resistentes.

La alternativa son los laminados, también se colocan fácilmente sobre el suelo antiguo, su precio es accesible y los encontrarás en muchos modelos. Pero en este caso, su altura puede obligarte a rebajar las puertas, lo que supondrá un pequeño sobrecoste.

4. Laca o pinta los muebles

Habitissimo

Habitissimo

Si los muebles están en buen estado y quieres renovar su estilo, cambia su color. Hoy en día hay pinturas y lacas especiales que se aplican con gran facilidad y proporcionan acabados espectaculares. Ese es el caso, por ejemplo, de las pinturas a la tiza.

Sustituye los tiradores por otros más acordes con el nuevo estilo del salón y verás qué diferencia. Y no solo los muebles, también puedes lacar las puertas. Eso sí, conseguir buenos acabados a veces es complicado, por eso la recomendación es dejarlo en manos de un profesional.

5. Un salón más luminoso

Habitissimo

Habitissimo

Una buena iluminación hará que tu salón parezca más grande y acogedor sin cambiar nada más. Si tienes falso techo será mucho más fácil poniendo en lugares estratégicos unos focos empotrados LED.

Si no es posible, la forma más sencilla de crear un efecto espectacular es poner molduras decorativas de poliestireno, que se cortan con un cuchillo y se adhieren sin problemas a la superficie. Son perfectas para ocultar tras de ellas tiras LED.

Si después de hacer alguna de estas reformas aún te queda algo de ese presupuesto, cambia los textiles (cortinas o fundas de sofá). Verás cómo por menos de 1.000 euros sí es posible estrenar salón.