El fondo Cerberus sigue pensando en hacer caja con el ‘servicers’ inmobiliario Haya Real Estate. Tras descartar su Oferta Pública de Venta (OPV), Cerberus ya cuenta con los primeros interesados en la compra, entre ellos Intrum, DoBank y Centricus, a los que pide 1.200 millones de euros.

La actual situación económica y política ha paralización la decisión de la salida a bolsa del ‘servicers’ inmobiliario Haya Real Estate por parte de su propietario, el fondo estadounidense Cerberus. Aún así, el gestor de activos inmobiliarios sigue a la venta por unos 1.200 millones de euros.

Ya hay varios inversores atraídos por su compra. Entre ellos, el también gestor de activos DoBank, que recientemente se ha hecho con Altamira; la sueca Intrum, que ya ha adquirido Solvia; y Centricus, un gestor de fondos de capital riesgo de origen británico.

En medio de este tira y afloja de las negociaciones se encuentra el contrato de gestión que Haya mantiene con los activos que gestiona Sareb, procedentes de la reestructuración bancaria. La idea planteada por la compañía que preside Jaime Echegoyen es la de reducir las carteras que tiene cedidas a los ‘servicers’. Esta cartera de Sareb gestionada por Haya suma 22.481 millones de euros.

Además, Haya ya tiene pactado la gestión de los futuros flujos de activos inmobiliarios insolventes que pueda genera BBVA, una cantidad que puede ascender a 1.000 millones de euros anuales. Cerberus pagó 4.000 millones a BBVA por el 80% de la cartera de activos inmobiliarios de BBVA en 2017.