Centro Comercial Inmobiliario

Vicente Pedrero, director general de Centro Comercial Inmobiliario

Centro Comercial Inmobiliario (CCI) nació en 2009, en plena crisis inmobiliaria y esta año está de aniversario. Con 10 años a sus espaldas puede presumir de tener unos 20.000 inmuebles en gestión, de haber vendido el año pasado 3.000 activos. Arrancó en un momento económico muy complicado, pero sin deuda y apenas competidores. Hoy en día es uno de los principales ‘partners’ de los ‘servicers’ de los bancos. Entrevistamos a Vicente Pedrero, director general de CCI para conocer de cerca su modelo de negocio y cómo ve el sector inmobiliario.   

Qué es Centro Comercial Inmobiliario

Nacimos en 2009, cuando el sector se caía a trozos, con los concursos de acreedores de inmobiliarias y promotoras aumentando, pero entendíamos que los edificios no se caían y las casas no dejaban de existir. Alguien tenía que ponerlas en valor y venderlas. A partir de ahí creamos la empresa.  El año pasado facturamos 3,5 millones de euros.

Cómo habéis logrado atravesar la crisis inmobiliaria que ha durado 10 años

Empezamos muy fuertes porque el mercado se contrajo mucho, pero aún más la competencia. En 2010, 2011 y 2012 prácticamente estábamos solos a la hora de comercializar y los bancos delegaban en nosotros la comercialización de sus inmuebles. Además, nacimos sin deuda.

Cómo tenéis la cartera de activos estructurada

Diseñamos un concepto que es la industrialización de la venta de inmuebles. Las promotoras o estaban en concurso o liquidación o sin ningún actividad por falta de recursos financieros. Así que ayudamos a una parte de las entidades financieras a consolidar su estructura financiera. Y ahora seguimos especializados en comercialización de carteras inmobiliarias de entidades financieras o de fondos que han llegado al calor de la crisis.

¿Los servicers de los bancos son competencia?

No, al revés, delegan en empresas como la nuestra, aunque también es competencia en determinados proyectos. Cuando nacimos no había competencia, montamos una oficina en la calle de Francisco Silvela en Madrid, de 500 m2. Era un centro comercial inmobiliario donde convivían muchos activos distintos ubicados en diferentes partes del país. En total tenemos actualmente 19 oficias repartidas por toda España. Y hay 85 personas en la compañía.

¿Qué tipo de activos vendéis?

Principalmente residencial, pero cada vez vendemos más activos singulares: naves, hoteles, oficinas, locales, etc. Y hace un año creamos CCI activos singulares. Con esta nueva sección estamos comercializando y poniendo en valor los activos singulares. ¿Cómo? Hacemos una ficha del activo con datos de m2, plantas, la ubicación, un estudio de mercado pormenorizado y luego localizamos al cliente. No nos encargamos de la reforma de los activos. Meter dinero bueno en dinero malo no les gusta a las entidades, es decir, meter dinero de su tesorería en algo malo que es el inmueble no les gusta. Todo es una cuestión de precio.

¿Con qué empresas trabajáis?

Trabajamos con Aliseda, Solvia, Servihabitat, Inmocaixa, Haya. También estamos trabajando con promotores de obra nueva, como Vía Célere.

¿Cómo veis el mercado inmobiliario actualmente?

Lo vemos bastante bien, sano y muy activo. 2019 va a ser un año similar a 2018 en cuanto a venta de viviendas. Este año cerraremos con una subida de las ventas de un 6-7%. Pero seguimos en la España de las dos velocidades: en las ciudades el inmobiliario se ha recuperado, pero la crisis persiste a 50-60 km de distancia.

¿Cuántos activos inmobiliarios tenéis en gestión y cuántos lleváis vendidos este año?

Tenemos unos 20.000 inmuebles en cartera y hemos vendido cerca de 500 activos. Es un buen comienzo teniendo en cuenta que dependemos de la cartera de inmuebles que tengamos.

¿Qué deben tener los inmuebles para que se vendan?

Deben reunir tres características: ubicación, es decir, cercanía a una gran ciudad, que tengan buenas calidades, un buen precio y con buena financiación.

En qué os diferenciáis del resto de inmobiliarias

Todo nuestro personal está en plantilla, no son autónomos, con lo que no perdemos el control de la empresa. El empleado tiene seguridad, un autónomo no la tiene. Nosotros valoramos el trabajo de un comercial en el tiempo. Y así están bastante más motivados. Por otro lado, somos muy responsables a la hora de vender un inmueble. ¿Cómo? Hacemos un estudio de mercado, analizamos dónde está el público objetivo y hacemos campañas de marketing creativas y constantes hasta que conseguimos el ratio de venta que nos pide el cliente.  Y somos muy rápidos en la venta.

Qué comisión os lleváis en la comercialización del inmueble

Entre el 2 y el 3,5%

Qué consejo dais al comprador que adquiere uno de vuestros inmuebles

Que la vivienda que ha comprado la disfrute. Si considera que es una carga financiera o un problema, no la vas a disfrutar.

Qué previsiones tenéis de crecimiento y planes de expansión

Queremos seguir creciendo con nuestros servicing a nivel residencial y también captando más activos singulares. También queremos crecer en la comercialización de obra nueva por toda España.