Javier Hortelano, director general de Catella AM, y Eduardo Guardiola, director de la firma

Javier Hortelano, director general de Catella AM, y Eduardo Guardiola, director de la firma

Hace cuatro años el gestor de fondos Catella puso el ojo en el mercado inmobiliario español y desde entonces no ha parado de invertir en el ladrillo doméstico. Esta firma, creada inicialmente por el fundador de IKEA, Ingvar Kamprad, y dirigida en España por Javier Hortelano y Eduardo Guardiola, está enfocada principalmente en el mercado de vivienda en alquiler y ya gestionan 1.000 pisos. Pero también ha puesto el ojo en otros activos como residencias de estudiantes, centros comerciales o coliving.

Catella en España gestiona una cartera inmobiliaria diversa: un edificio residencial ubicado en la calle Génova de Madrid, un edificio de oficinas en Barcelona, el centro comercial Planetocio, ubicado en el municipio madrileño de Collado Villalba, una residencia de estudiantes en Pamplona o el parque comercial Portal Mediterráneo, en Castellón. 

En nuestro país Catella AM (Asset Management) es una gestora de fondos, aunque también trabajan con clientes que no son del grupo. “Tienen una necesidad de inversión en nuestro país, pero que no cuentan con una estructura y les viene bien apoyarse en una compañía como Catella”, señala Javier Hortelano, director general en España de Catella AM. Es el ejemplo de AEW, propietario del centro comercial Planetocio, pero que gestiona Catella.

Como gestores están enfocados principalmente en el mercado de la vivienda en alquiler porque “hay mucho recorrido y mucha demanda”, asegura Eduardo Guardiola, director de Catella. Los motivos que esgrime son las nuevas tendencias sociodemográficas: que la gente joven es menos proclive a comprar porque busca más flexibilidad y más movilidad geográfica, y porque también hay parte de la población que no puede acceder a una hipoteca para comprar casa. Recuerda que es una tendencia mundial y que en nuestro país el 23% de las personas vive de alquiler, una cifra aún baja respecto al 30% de la media europea o del 40% en Alemania.

Desde que aterrizó en España en 2015 ha invertido en residencial en alquiler. De los 250 millones de euros en inmuebles bajo gestión, la parte residencial supone un 70% y el 30% restante equivale a la residencia de estudiantes en Pamplona, el edificio de oficinas, el edificio residencial y un par de edificios comerciales.

Por el momento, gestionan 1.000 viviendas en alquiler y en el corto plazo esperan crecer. De hecho, esperan posicionarse en los 500 millones de euros en valoración de inmuebles a corto y medio plazo, lo que podría suponer aumentar su cartera de pisos de 1.000 a unos 2.000. “Dentro de esta cantidad el peso en residencial en alquiler va a ser muy importante” señala Hortelano. Consideran este activo muy atractivo para los inversores por el bajo riesgo que se corre: la rentabilidad media ronda el 5%. Los expertos recuerdan que para ese retorno el mercado residencial en arrendamiento es una gran oportunidad.

Además, Hortelano señala que las condiciones macroeconómicas de nuestro país son “razonablemente buenas”: todavía hay crecimiento económico, aunque moderado, y sigue bajando el paro. “Es importante continuar en la misma dirección y reforzar la confianza de los inversores porque lo que quieren es certeza, certidumbre, un horizonte temporal tranquilo y evitar los cambios bruscos en las normativas”, añade.

Las viviendas en alquiler están situadas principalmente en las capitales y zonas metropolitanas de grandes ciudades como Madrid, Barcelona o Valencia. De hecho, cuentan con una promoción de 171 viviendas protegidas en alquiler situadas en Parque Central de Ingenieros de Villaverde, Madrid, que compró a la promotora AQ Acentor, brazo inmobiliario del fondo germano Aquila Capital.

También cuentan con otra promoción de viviendas en alquiler en Valdemoro que ha comprado a Activitas, lo que se conoce ahora como ‘build to rent’. Catella no compra suelos, sino producto terminado. Su objetivo es comprar edificios nuevos completos y cuyo tamaño de transacción no sea inferior a los 15 millones de euros. Catella busca un tipo de vivienda destinada a la clase media e incluso baja, con lo que apuesta por la VPO. De hecho, el 50% de su cartera es vivienda protegida.

Las residencias de estudiantes o el coliving, activos alternativos en el foco

Catella ha lanzado hace escasos meses un segundo fondo paneuropeo con 100 millones de euros para invertir en residencias de estudiantes. Con el primer fondo compraron una residencia en Pamplona y con este segundo están estudiando oportunidades en las principales ciudades españolas universitarias. Ya ha cerrado la compra de un edificio en la ciudad alemana de Mannheim por unos 38 millones de euros.

En cuanto al coliving, en Francia hay muchos operadores, pero en España todavía no hay suficientes por la falta de una normativa clara que albergue este tipo de soluciones habitacionales.

Catella también invierte en activos logísticos, pero no en inmuebles ya construidos, sino que los levanta y vende. En Francia cuenta con la firma CLE (Catella Logistic Europe) que promueve naves logísticas en el país galo, aunque no descarta hacer promociones logísticas en España.

Qué es Catella

Catella AB fue creada por el sueco Ingvar Kamprad, fundador de IKEA, pero hace unos 10 años vendió su participación. Actualmente el 50% del capital cotiza en la bolsa de Estocolmo y el otro 50% está en manos de un grupo empresarial privado sueco.  

En España hay dos líneas de negocio: Catella AM, dirigida por Javier Hortelano y Eduardo Guardiola, que gestiona los fondos inmobiliarios de Catella y asesora a clientes externos, y Catella Corporate Finance, que ofrece servicios de consultoría.