Un mileurista catalán pagará más de IRPF que un madrileño o un leonés. Cataluña vuelve a ser la autonomía con la retención más alta para sueldos medios y bajos; esto es, aquellos inferiores a 32.000 euros). ¿La razón? No es que la región haya subido el IRPF, es que es la única de España que no lo ha bajado.

Además, Cataluña es la que mayor número de tributos propios tiene, 18 de los 82 en toda España, mientras que Madrid vuelve a ser donde sus contribuyentes abonan menos: entre ambas puede haber una diferencia de hasta 273 euros por unos ingresos de 30.000 euros.

Desde 2015, las comunidades han ido modificando a la baja los tipos impositivos del IRPF. Fue después de que el Gobierno aprobara ese mismo año la reforma fiscal. Cataluña, sin embargo, se mantiene otro año más como la comunidad que exige un mayor esfuerzo fiscal a sus contribuyentes de rentas medias y bajas. Es, así, la región con el impuesto más elevado para los salarios entre 8.000 y 32.000 euros. 

Extremadura, por ejemplo, figura como la comunidad con una presión mayor para los salarios por encima de los 80.000 euros. O Comunidad Valenciana, que aplica su mayor IRPF a salarios a partir de los 90.000 euros. 

Y mientras Cataluña sigue como la región con el impuesto a la renta más alto, Madrid, por su parte, es la que más bajo lo tiene para los contribuyentes. Por ejemplo, una persona que gane 25.000 euros en Cataluña pagará unos 3.745 euros por IRPF, y en Madrid unos 240 euros menos al mes (un 6,9% menos).