La Agencia de la Vivienda de Cataluña y el Instituto Catalán de Finanzas (ICF) han puesto en marcha una línea de préstamos para que se construya vivienda social. Esto es, dotar de 90 millones de euros a promotoras con sede operativa en Cataluña que construyan en alguno de los 152 municipios que la Generalitat ha detectado una necesidad social, según su Plan Territorial de Vivienda. El crédito permitiría construir 1.000 viviendas nuevas de unos 70 m2 y con una renta de máximo 450 euros.

El convenio pretende favorecer que los promotores tengan una línea de financiación para construir vivienda de alquiler a un precio asequible, algo que debía estar en marcha desde 2007 y ha estado prácticamente paralizada todos estos años. Esta ayuda de la Generalitat de Cataluña se incluye dentro de los instrumentos que prevé el Plan de Vivienda acorde con la ley 18/2007.

De acuerdo con las ayudas que se han publicado en el DOGC (el Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña), se analizarán los préstamos y la Agencia de la Vivienda emitirá un informe de elegibilidad. Los préstamos tendrán un tipo de interés fijo, sobre el cual se aplicará una bonificación parcial, que irá a cargo de la Agencia de la Vivienda. El periodo de amortización será de un máximo de 25 años y con una posibilidad de carencia de hasta dos años. El importe de cada préstamo no podrá superar los 100.000 euros por vivienda.

La línea de préstamo es exclusiva para la promoción de este tipo de viviendas destinadas a alquiler social por el periodo 2018-2042. Las solicitudes para acceder al préstamo se deben formalizarse por medio de la web del ICF.

Casi 128 millones en políticas de vivienda en 2017

Las políticas destinadas a vivienda que la Generalitat activó durante el año pasado supusieron 127,96 millones de euros, entre ayudas al pago del alquiler, ampliar el parque público con el derecho de tanteo y retracto, y la entrega de viviendas a familias en situación de emergencia social, además de gestiones en mediación hipotecaria para frenar deshaucios.

Según datos oficiales, se han entregado 1.789 viviendas de alquiler social gracias a una partida de 13 millones de euros de la Agencia de la Vivienda; otros 112 millones han servido para que 59.919 familias recibieran ayudas (que representan una media de 1.870 euros anuales); 4,9 millones para que 2.217 familias recibieran unos 2.250 euros anuales por urgencia habitacional y el resto entre ayudas a personas que viven en inmuebles administrados por la Generalitat y de la Red de Viviendas de Inclusión.

Las viviendas adquiridas a través del tanteo y retracto, por un importe de 25,68 millones de euros, que ayudaron a ampliar en 543 viviendas más en el parque público de alquiler asequible.