Los matrimonios en el sector inmobiliario son como en la vida real: o duran toda una vida o no cuajan. Y el de Grupo Castellví y Arturo Díaz no ha llegado a celebrar ni el primer aniversario. La compañía catalana y Díaz, que fichó como primer ejecutivo de la promotora en febrero, han decidido poner fin a su relación laboral por “divergencias en la estrategia de negocio de la empresa”, tal y como han confirmado a idealista/news fuentes cercanas al grupo. Díaz iniciará un nuevo proyecto a finales de este año.

La promotora inmobiliaria fichó a el expresidente de Savills Aguirre Newman en Barcelona, Arturo Díaz, como director general con el objetivo de consolidarse en el área de oficinas y reforzar su apuesta por el segmento residencial.

El Grupo Castellví tiene el foco puesto en Cataluña, Baleares y Andalucía y el cometido del directivo era potenciar el negocio del Grupo en estas áreas. Finalmente, el distinto punto de vista de Díaz con el de la promotora han llevado a que cuatro meses después de su fichaje, la compañía y el ejecutivo hayan decidido poner fin a su relación laboral.

Díaz es uno de los directivos históricos del negocio inmobiliario en España. En Savills Aguirre Newman, el ejecutivo fue responsable del área residencial. Además, Díaz fue director ejecutivo del negocio de Cascuberta Inmuebles, director de desarrollo de negocios de Renta Corporación y director general en Cataluña de las consultoras Hines y CBRE.

Castellví seguirá adelante con su estrategia

Tras la salida de Díaz, Castellví deberá volver a buscar a un directivo que dirija la compañía o promocionar a un ejecutivo interno que conozca a la perfección la estrategia de la promotora, si bien desde la empresa no han querido hacer declaraciones al respecto.

El Grupo Inmobiliario Castellví se dedica principalmente a la promoción de edificios corporativos de obra nueva en régimen patrimonial, así como la rehabilitación de edificios terciarios, naves industriales, hoteles y residencial.

Además, la compañía ha sido una de las precursoras del desarrollo del distrito de 22@. En los últimos años se ha especializado en la promoción llave en mano de sedes corporativas de empresas multinacionales entre las que se encuentran Indra, CMT, Ogilvy, Amazon y WeWork.

En febrero del pasado año, la compañía anunció una inversión de 80 millones de euros para construir su quinto complejo de oficinas en el 22@. El proyecto está formado por dos edificios de 18.000 m2 de superficie ubicado entre las calles Tánger, Badajoz, Bolivia y Ávila del Poblenou.

El grupo está liderado por Joaquim Castellví, que entregó en el 2003 el primer edificio de oficinas que se construyó en el 22@, donde hoy se ubica la sede de T-Systems. Tradicionalmente, la compañía destinaba un 70% de su actividad a hacer oficinas y el 30% restante al residencial.

Una de las promociones residenciales del grupo se encuentra en el barrio barcelonés de La Sagrera, donde levantó 104 viviendas con equipamiento de piscina y zonas verdes. La empresa es también propietaria de los hoteles Aston y Junior en el centro de Barcelona.

El 22@, donde se concentra la mayor parte de la actividad de la compañía, fue regulado por el Ayuntamiento de Barcelona el pasado octubre. La voluntad del consistorio era densificar el distrito y ampliar la reserva de vivienda protegida en las áreas pendientes de desarrollar, que en el modelo anterior era del 10% del suelo y que el Ayuntamiento amplió hasta el 30%.

Bajo el nuevo planteamiento, se podrán construir 15.800 viviendas, de las cuales 10.200 serán en régimen de protección oficial. Con ello, el consistorio busca que el distrito sea más “inclusivo, productivo y sostenible” y señaló que habrá espacios verdes en una de cada tres calles.