Gtres

Gtres

Los cambios en el modelo de trabajo provocados por la pandemia del coronavirus están provocando grandes cambios en la actitud de millones de londinenses a la hora de decidir dónde y cómo vivir. El portal británico especializado en compartir piso, SpareRoom, afirma que un 49% de los inquilinos en Londres busca dejar la ciudad por casas más grandes y baratas a las afueras, y que un 13% de ellos lo hará efectivo propiciado por el auge del teletrabajo.

Los propietarios de pisos de alquiler en Londres podrían ver caer la demanda para el arrendamiento, por el aumento del interés de los potenciales inquilinos en abandonar la ciudad cuando termine la pandemia. Londres y el sureste de Inglaterra viven una severa segunda ola del coronavirus muy cerca de la Navidad, y ya se han anunciado restricciones duras en cuanto al toque de queda y las personas que pueden juntarse en estas fiestas.

Según un estudio del portal especializado en compartir habitaciones, SpareRoom, casi la mitad de los inquilinos de Londres (49%) busca dejar la capital para siempre. De estos, el estudio afirma que un 13% hará efectivo el éxodo de Londres.

“Estamos viendo un nuevo dibujo del mapa de alquiler en Reino Unido en 2021 y Londres será el mayor perdedor. La vida en Londres está perdiendo su atractivo para muchos debido a los nuevos factores de estilo de vida, como querer más espacio en casa o tener un lugar al aire libre, y la posibilidad de trabajar desde cualquier lugar”, afirma Matt Hutchinson, director de SpareRoom.

En cuanto a los precios de los alquileres, el directivo confirma que “los precios promedio llevan cayendo desde primavera. Es poco probable que los alquileres en Londres se recuperen rápidamente”, aclara. Y concluye que la bajada de los precios también llegará al mercado de la compraventa en cuanto se eliminen las desgravaciones actuales a la compra de casas.

“Ya hemos visto los efectos en los alquileres de Londres, con promedios cayendo constantemente desde la primavera. Lo que sucede a continuación es lo interesante. Este podría ser el comienzo de una economía británica cambiante que depende menos de Londres y el sureste, ya que el trabajo remoto se convierte en la nueva norma. Si ese es el caso, es poco probable que los alquileres en Londres se recuperen rápidamente y los precios de la vivienda podrían hacer lo mismo una vez que finalice el feriado del impuesto de timbre «.