Isla de la Palma / Flickr/Creative commons

Isla de la Palma / Flickr/Creative commons

La Comunidad Autónoma cuenta con una lista de 17.000 personas que esperan la concesión de una vivienda protegida. El Gobierno regional se ha propuesto acabar con este problema y por este motivo ha aprobado el Plan Vivienda de Canarias 2020-2025 para construir cerca de 6.000 casas en los próximos cinco años, según informa Cinco Días.

El plan que cuenta con una partida de 664 millones de euros ha encontrado un gran recibimiento no sólo entre la población, sino también entre las empresas constructoras y los sindicatos. De las 6.000 unidades proyectadas, el Ejecutivo canario prevé destinar 3.600 de ellas a un régimen de alquiler público y el resto – 2.400- para el alquiler privado. En paralelo, también se plantea lanzar al mercado del alquiler 600 viviendas vacías, rehabilitar 10.000 pisos y levantar un poco más de medio millar de casas en zonas poco pobladas.

“Con este instrumento, se produce la “aprobación de un marco jurídico y estratégico en el que enmarcar, por fin, la política y jurídica y económica de vivienda. Los demandantes de vivienda pueden saber, por primera vez, a qué atenerse y dónde se va a construir en los próximos años”, afirma María Isabel Santana, directora del Instituto Canario de Vivienda.

La noticia ha sido celebrada por los sindicatos que lo valoran como un “paso positivo” que pone de manifiesto los objetivos del Paco social y político por el derecho al acceso a una vivienda digna, suscrito y apoyado en marzo pasado por una treintena de colectivos sociales, profesionales, institucionales y empresariales canarios.

“Es necesario poner el foco en cuestiones como las 138.000 viviendas vacías en Canarias. Con un 10% de ellas se resolvería el problema de la vivienda en las islas”, asevera José Ángel Brito, secretario de Empleo y Políticas Sociales de Comisiones Obreras en el archipiélago.

Por su parte, el presidente de la Federación Provincial de Entidades de la Construcción de Santa Cruz de Tenerife (FEPECO), Óscar Izquierdo, lamenta la falta de construcción de vivienda pública en los últimos 10 años, “lo que ha creado un déficit en algunas islas en las que hay una auténtica emergencia habitacional, como son el sur y las zonas metropolitanas de Tenerife y Gran Canaria, o los casos de Lanzarote y Fuerteventura”.